El primer ministro británico, Boris Johnson, aseguró este martes que su gobierno "no descarta ninguna medida" para frenar el proyecto de la Superliga europea, después de un encuentro con los dirigentes del fútbol inglés.

Johnson "reafirmó su apoyo sin fisuras a las autoridades del fútbol y confirmó que tienen el total apoyo del gobierno para tomar toda medida necesaria para frenar este proyecto", indicó Downing Street en un comunicado después de la reunión.

El primer ministro confirmó que el gobierno no permanecerá inactivo mientras un puñado de propietarios crean su pequeño club privado", apuntó.

"No se descarta ninguna medida y el gobierno explora todas las posibilidades, incluyendo la opción legislativa, para asegurarse de que esta propuesta sea abandonada", explicaron los servicios de prensa del primer ministro.

La Federación Inglesa de Fútbol (FA), la Premier League y grupos de hinchas fueron invitados al encuentro, en presencia también del ministro de Deportes, Oliver Dowden, dos días después del anuncio de la creación de una futura Superliga europea privada en la que la mitad de los doce fundadores son ingleses (Arsenal, Liverpool, Chelsea, Tottenham, Manchester United, Manchester City).

Los otros seis impulsores de la nueva competición son tres clubes españoles (Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid) y tres italianos (Juventus, Inter de Milán, AC Milan).

La Superliga europea tendría 20 equipos participantes, de los cuales quince (esos doce fundadores más otros tres por determinar) estarán clasificados de oficio cada año. Las otras cinco plazas se otorgarían según los resultados de la temporada anterior a otras formaciones, mediante un sistema por determinar.

La Liga de Campeones de la UEFA, cuya reforma se aprobó el lunes para la etapa que comenzará en 2024, sí que tiene un sistema de clasificación abierto.

"No es deporte" 

"Todos los participantes estuvieron de acuerdo en que había que actuar para preservar la competición igualitaria y abierta que queremos ver en el fútbol y para mantener el principio fundamental de que cada club debe tener una opción de enfrentarse y ganar a los mejores jugadores de la disciplina", subrayó Downing Street.

Los 14 clubes de la Premier League que no forman parte de la Superliga recibieron con hostilidad el proyecto.

"Los 14 clubes presentes en la reunión rechazan unánime y enérgicamente los planes para la competición", dijo la Premier en un comunicado. "La Premier League está estudiando todas las acciones disponibles para evitar que progrese", añadió.

Aunque su equipo forma parte de los fundadores de la Superliga, el entrenador del Manchester City, Pep Guardiola, admitió que la competición no casa con el modo en que él entiende el deporte.

No es deporte cuando no existe la relación entre esfuerzo y recompensa. No es deporte si el éxito está garantizado o si perder no tiene ninguna importancia", expresó Guardiola.

Mientras se habla de que los jugadores podrían quedar fuera de futuros Mundiales o Eurocopas si participan en la Superliga, Marcus Rashford, delantero del Manchester United, insinuó que no estaba de acuerdo con la nueva competición.

Rashford subió una fotografía a su cuenta de Twitter de una de las lonas que cubre las gradas de Old Trafford. En la lona se lee una frase del mítico exentrenador del club Matt Busby: "El fútbol no es nada sin los aficionados".

erp