Ana Riojas es una joven de 26 años, originaria de Monterrey. Solía estudiar arqueología y tiene un interés especial por la historia de la religión, sobre lo que ha tomado diversos diplomados en instituciones como Harvard, sin embargo, dichos estudios son como un hobby para ella, pues muy temprano supo que lo que quería para su vida era desarrollarse como gamer, competir y ser streamer.

Según datos de la Academia Mexicana de Esports, en México solo el 10% de los jugadores profesionales son mujeres. Ana Riojas, también conocida por el gamertag Anya, se ha hecho de un lugar destacado en Tekken 7, un videojuego complejo y cuyo mercado se encuentra en desarrollo en México.

Tekken 7 es un videojuego de peleas desarrollado y distribuido por Namco Bandai Games que fue originalmente lanzado en 2015 en Japón para máquinas arcade. Riojas explica que es uno de los videojuegos de pelea más difíciles debido a que tiene alrededor de 50 personajes y es 3D.

Todo el aprendizaje que Anya ha obtenido sobre la industria de los esports se ha dado de forma autodidacta y se ha colocado como una de las máximas representantes de Tekken 7 en México. En 2017 y 2018 se convirtió en campeona nacional en el torneo Thunderstruck, una competencia con mayoría de presencia masculina.

En 2019, Anya participó en alrededor de ocho torneos importantes, uno de ellos fue el EVO, una de las competencias más prestigiosas a nivel internacional que se llevó a cabo en Las Vegas. Considera que uno de los privilegios que su carrera en los esports le ha brindado es el poder viajar a distintos países y conocer a personas prácticamente de todo el mundo.

“Me ha ayudado a desarrollar mi personalidad y también he crecido mucho como persona, interactuando y aprendiendo de otras personas de diferentes culturas y eso me hace muy feliz”.

Cuando se prepara para un torneo importante, Anya le dedica de ocho a nueve horas de su día a practicar. Es su segundo trabajo después de su ocupación como asesora bilingüe.

Sin embargo, la pandemia le ha puesto pausa a los torneos presenciales y le ha permitido dedicarse más a su canal de Twitch y a organizar torneos en línea:

“Termino de trabajar a las 4 ó 5 de la tarde y me pongo hacer flyers, me pongo a organizar, a hacer brackets, a invitar a las personas a competir, a hacer mi transmisión, hablar con las personas para ver qué exhibiciones voy a poner en mi canal, ese tipo de cosas”.

La gamer explicó que una de sus fuentes de ingresos más constantes es Twitch, donde puede llegar a ganar entre 200 y 250 dólares al mes. Es por ello que desde hace año y medio se ha concentrado en crecer su cuenta a partir de mejorar su contenido y dirigir a sus seguidores de sus otras redes sociales hacia su canal de Twitch.

Por otra parte, indica que los premios en México por participar en Tekken 7 aún son bajos, pueden ser desde 400 pesos hasta 8,000 pues el juego aún está en desarrollo. En Estados Unidos, al tener el apoyo de Namco Bandai Games, los premios pueden ser de entre 25,000 y 50,000 dólares dependiendo de la cantidad de participantes; mientras que el premio más grande se dio en Arabia Saudita y fue de 100,000 dólares al primer lugar.

“En México nadie vive de jugar Tekken 7, tal vez yo soy la persona que saca más dinero del juego, por así decirlo, pero todavía estoy lejos de llegar a subsistir 100% de este. En un equipo profesional como tal no; estoy en Digital Gaming, que es el equipo más constante, está en desarrollo pero al menos nos dan jerseys, productos, me apoyan si necesito equipo para el stream, me pagan mi suscripción mensual online para Playstation y ya es algo de apoyo y eso es muy raro aquí en México, creo que soy la única persona en México que tiene al menos para Tekken 7”.

Mientras que en el extranjero existen grandes equipos y jugadores patrocinados para competir en los más grandes eventos en torno al Tekken 7, en México la escena se encuentra en desarrollo.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx