El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pidió el jueves a las autoridades del fútbol "actuar con mucha atención" y analizar más adelante la "evolución" de los casos de Covid-19 en la región frente a la disputa a mediados de año de la Copa América.

"Yo no quiero frustrar el espectáculo de la Copa América, lo que quiero es que seamos muy sensatos, muy cuidadosos", dijo Fernández en una radio local. "Las autoridades deportivas tienen que actuar con mucha atención (...) Tenemos un tiempo por delante cómo para ver cómo evolucionan las cosas y para ver cómo podemos dominar este tipo de problemas".

La prensa local señaló que las declaraciones de Fernández pusieron "en duda" y generaron "incertidumbre" sobre la realización de la competencia que fue postergada en 2020 debido a la pandemia y que se reprogramó para mediados de año con nuevo formato de dos países sede, en Argentina y Colombia.

El mandatario también indicó que los equipos argentinos están teniendo "un nivel de contagio" elevado y que deberán "extremar" los cuidados en caso de viajar al exterior para las Copas Libertadores y Sudamericana.

Días atrás, la Conmebol anunció que recibirá 50,000 vacunas para inmunizar a los futbolistas profesionales de sus principales competencias y a su vez el presidente de la entidad, Alejandro Domínguez, señaló en la televisión argentina que la Copa América "no corre peligro, al menos de nuestra parte".

Fernández además dispuso el miércoles medidas para restringir la circulación nocturna, suspender las clases presenciales, y las actividades recreativas, deportivas, sociales y religiosas en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores para contener el aumento de los casos de coronavirus.

Argentina registró el miércoles 25,157 nuevos casos de coronavirus, después de alcanzar el martes un récord de 27,001 casos.

kg