Voit es el socio comercial más longevo de la Liga MX. Los 34 años que tiene la compañía mexicana como proveedor del balón oficial permitieron consolidar su posición en el mercado de nuestro país, pero al igual que el torneo mexicano, tiene como objetivo llegar a los 80 millones de aficionados que conforman el mercado estadounidense, gracias a la penetración del futbol mexicano en el país vecino.

“Estamos trabajando para mejorar nuestra presencia de marca en Estados Unidos, aprovechando la capacidad ya instalada y los consumidores que están allá”, dice Carlos Manrique, director general de Voit en entrevista con El Economista.

Voit nació en Indiana, Estados Unidos, en 1922, dedicada especialmente a la fabricación de balones y pelotas. En 1959 llegó a México y años después inversionistas mexicanos adquirieron la empresa.

Cada torneo Voit destinan 5,658 balones con certificación y aval de FIFA, a los 33 equipos profesionales de Liga MX y Ascenso MX, así como para los 283 partidos que se desarrollan entre los dos torneos.

Con el posicionamiento que lograron en México y Centroamérica, debido a la difusión y audiencia que logra el futbol mexicano en la región, desde el 2016 la empresa desarrolla estrategias para llegar al atractivo mercado de aficionados mexicanos, estadounidenses y mexico-americanos en los Estados Unidos.

—¿Cómo define la relación comercial que Voit tienen con la Liga MX?

Tenemos 34 años trabajando con la Liga MX, hemos sido el balón oficial, salvo un año que se fueron con otra marca y regresaron. Es una relación muy sólida, profesional. Estamos muy contentos de que la Liga, en un mundo tan globalizado y donde hay marcas multinacionales muy fuertes que ofrecen patrocinios muy importantes, haya seguido trabajando con una compañía con talento mexicano. Vamos para largo plazo. Tenemos un contrato hasta el 2022, lo más seguro es que renovemos porque ya somos un clásico dentro de la Federación Mexicana de Futbol.

—¿Qué pasó con el patrocinio que tenía Voit como proveedor de los uniformes de árbitros?

El tema de árbitros fue un tema de negocio, ya no renovamos. Era una especie de contrato que se quedó pegado con el del balón. No somos una compañía que tenga ropa, calzado, por lo tanto, no representaba un activo importante para nosotros, era más bien un complemento.

El volumen que manejábamos con árbitros no justificaba el patrocinio. Hablamos con la Liga, ellos entendieron y decidimos salirnos del tema de árbitros. Hicimos una propuesta diferente, la Liga encontró un mejor postor y, al final, fue una decisión de negocios que no daña la relación, al contrario, hubo un perfecto entendimiento porque nosotros no tenemos el rubro de negocio de ropa.

—¿Cómo miden el retorno de inversión del patrocinio en la Liga MX?

Aproximadamente 55-60% de nuestro volumen de ventas lo hacemos en accesorios y artículos deportivos de futbol, que son balones, medias, calcetas, guantes de portero, espinilleras, válvulas, bombas, maletas de futbol, entre otras. Buscamos un ROE importante y positivo, que nos permita después de pagar el patrocinio, que la compañía sea sana, con utilidad, que le pueda dar resultados positivos a los accionistas y que nos permita reinvertir para seguir creciendo el negocio.

—¿Qué volumen de ventas representa el balón de la Liga MX?

Definitivamente el balón de la Liga MX es uno de los más vendidos para la marca. Por información de las cadenas, sabemos que es top seller en ciertos periodos, sobre todo al inicio de los torneos.

La producción del balón alcanzará entre 150,000 y 158,000 unidades, en las tres rangos de precios que tenemos: 1,199 la gama profesional; 529 pesos la réplica, y 250 los balones disponibles en tiendas de autoservicio.

El volumen del pro es menor, la réplica se maneja en tiendas especializadas, para gente que busca un buen performance, un balón accesible, pero para jugar realmente y luego tenemos el balón disponible en tiendas de autoservicios que es más recreativo, que lo compran generalmente los chicos, para niños, por sus características físicas les puede durar mucho tiempo.

—¿Qué impacto generó para Voit a nivel internacional el patrocinio de la Liga MX?

Somos el balón oficial en Costa Rica, estamos cerrando acuerdos en El Salvador, Honduras y tenemos un acuerdo muy cercano con la gente de Guatemala. Afortunadamente, en Centroamérica siguen mucho el futbol mexicano.

Tenemos planes de expansión importantes, distribuidores en Estados Unidos y queremos aprovechar la base de clientes cautivos. Según cifras que nos da la Federación Mexicana de Futbol, hay 80 millones de espectadores del futbol mexicano en Estados Unidos; de esa cifra, alrededor de 60 millones son latinos y mexicanos, y 20 millones son norteamericanos que ven el futbol mexicano.

Entonces, el nuevo objetivo es el mercado de Estados Unidos...

Es un gran reto para nosotros porque hay mucha competencia que no quieren que lleguemos; incluso, prácticas comerciales no quiero decir malas, pero sí te bloquean. Estamos luchando para poder llegar de mejor forma al mercado latinoamericano en Estados Unidos.