Se tuvieron que jugar 871 partidos para definir las 32 selecciones de fútbol que jugarán el Mundial en Rusia 2018, una competencia que, por ahora, ya ganó la empresa alemana Adidas. El triunfo de Perú sobre Nueva Zelanda, equipo patrocinado por Nike, le permitió a la compañía de las tres rayas quedarse con el patrocinio de la mayoría de los países que jugarán por ser el campeón del mundo.

Un análisis elaborado por Bloomberg mostró que el que será el sponsor líder en Rusia 2018 se quedó con 11 selecciones. Adidas que, además se le adelantó a Nike en la presentación de los diseños que usará en la competición de la Fifa, viste a conjuntos como Alemania, actual campeón; España, una de las favoritas del torneo; y hasta a Rusia, quien hospedará el torneo. En la región, la marca de la empresa viste a Argentina y a Colombia.

El fabricante alemán comienza a cerrar así un buen año en el que ha aumentado dos veces su previsión de crecimiento. Las ventas del tercer trimestre crecieron 9% hasta los 6,590 millones de dólares, mientras que la utilidad subió más de un tercio y registró 619.3 millones. Adidas había elevado en julio su pronóstico de crecimiento para este año y en marzo ya había hecho lo mismo con su perspectiva a largo plazo.

Según registró Bloomberg, Adidas podría sumar un equipo más si Irán decide continuar con el patrocinio para el próximo año. Pese a que todavía los jugadores de ese país tienen la marca alemana, aún no hay un acuerdo firmado para la Copa del Mundo.

El fabricante de artículos deportivos además se vio beneficiado este año, luego de tener a cuatro de los cinco campeones de las ligas más grandes de Europa.

Juan Manuel Bedoya, gerente de Marketing Mas, aseguró que, con estos movimientos, las empresas “lo que buscan es tener posicionamiento en el mercado. Las marcas buscan tener un diseño apropiado, pero no se limitan a un equipo sino a toda una nación. (…) Hace cuatro años, Adidas repuntó las ventas locales con la clasificacion de Colombia”, luego de la clasificación al Mundial de 2014.

Con en este triunfo en patrocinios, Adidas busca un empujón a la desaceleración de su expansión en Europa, a pesar del crecimiento que ha mostrado en China y América del Norte. Además, la compañía tiene puestos sus ojos sobre los mercados en desarrollo donde, según aseguró en su último reporte, ven un gasto más fuerte en el consumidor de artículos deportivos que en las economías desarrolladas.

Nike, por su parte, redujo 24% su ganancia trimestral, que se ubicó en 950 millones de dólares, mientras que sus ventas se mantuvieron prácticamente iguales en 9,070 millones. Ambas firmas, según Bloomberg, vendieron juntas 5,000 millones de dólares en ropa de fútbol el año pasado. La compañía norteamericana llegará a Rusia con 10 equipos patrocinados, entre los que se destacan Brasil, el candidato más fuerte a quedarse con el Mundial; e Inglaterra, Francia y Portugal entre los clasificados europeo.

erp