El dinero no garantiza títulos, pero ayuda bastante. San Francisco 49ers es la franquicia más valiosa que ingresó a los playoffs de la NFL esta temporada, valuada en 3,500 millones de dólares, según el ranking de Forbes, que toma en cuenta los ingresos comerciales, la ciudad y el tamaño del mercado, el estadio y el valor de la marca.

Su valor despuntó en el 2015 de 1,600 millones de dólares a 2,700 millones, es decir, crecieron en un 65%, gracias a su mudanza al nuevo Levi’s Stadium, los ingresos del equipo por la venta de entradas, patrocinadores, concesiones, suites de lujo y eventos no relacionados con el futbol aumentaron un 160% con respecto a la temporada anterior; desde entonces, la franquicia ocupa el quinto lugar de los equipos más valiosos de la NFL.

Los únicos estadios más nuevos que el Levi’s son el Mercedes Benz Stadium de los Falcons, el US Bank Stadium de los Vikings y el Hard Rock Stadium de los Dolphins. El costo promedio de un boleto para un partido de los 49ers en el Levi’s Stadium, al menos hasta 2018, fue de 117 dólares, uno de los más caros para un partido de la NFL.

El Levi’s stadium tiene una capacidad para 68,500 espectadores, el de mayor capacidad es el de los Cowboys para 100,000  y el de menor es el de los Chargers para 27,000 aficionados (lo que cambiará en 2020 cuando se muden al SoFi Stadium), por lo que la casa de los 49ers se cataloga como un estadio de mediana capacidad.

Houston Texans y 49ers de San Francisco son los únicos dentro del top 10 de más valiosos de Forbes que entran a playoffs, con una diferencia de 400 millones de dólares, sin embargo, la historia ha demostrado que el dinero no garantiza los títulos. Un claro ejemplo son los Cowboys de Dallas, quienes han sido la franquicia más valiosa de la NFL durante los últimos 13 años, según el ranking de Forbes y cuyo último campeonato fue en 1995.

Los 49ers poseen los mismos títulos que los Cowboys, cinco, y se encuentran en busca del que los posicione como los máximos ganadores del Super Bowl junto a los Patriots y los Steelers. Su último campeonato de Super Bowl lo lograron en  1994 y en 2012 estuvieron cerca del sexto, sin embargo cayeron por tres puntos ante los Ravens de Baltimore.

Su plantilla es la cuarta con la nómina más altas de la liga ,según el sitio especializado Spotrac. Como resultado, finalizaron en primer lugar la temporada regular llevándose la ventaja de la localía en los playoffs y enfrentarán a los Vikings que alcanzaron su boleto en la ronda de comodines.

Por el momento, el jugador defensivo Nick Bosa posee el mejor salario de la plantilla con un total de cerca de 23 millones de dólares en la temporada 2019, sin embargo el mismo sitio proyecta que en 2020 el quarterback Jimmy Garoppolo ocupará su lugar con las mejores ganancias, pues por ahora es el quinto quarterback con el mejor sueldo base de la liga.

[email protected]