La emisión de gases de efecto invernadero es uno de los puntos críticos que la Organización de las Naciones Unidas tiene en su agenda. El medio ambiente ha resentido sus efectos adversos y prueba de ello son las alteraciones al clima que ha provocado el el calentamiento global.

EV100 es una iniciativa impulsada por la organización Climate Group y apoyada por la ONU que busca reducir la cantidad de gases nocivos que llegan a la atmósfera provenientes de diferentes fuentes, en este caso de los motores de combustión. Por ello platiqué con Pedro Muro, Director de Siniestros Zurich México, quién profundizó sobre la compra de 42 unidades híbridas por parte de la aseguradora para ponerlas a disposición de sus ajustadores y del plan de sustituir su flota actual de automóviles por híbridos para el 2029. 

—¿Cuáles fueron las razones para sumarse al plan EV100? 

—Se trata de una iniciativa global que fue firmada por el Grupo Zurich y con ello se convirtió en la primera aseguradora que se une a este plan. Esta estrategia decidimos adoptarla porque México, al ser uno de los países que tiene la figura del ajustador, hace que nosotros tengamos que utilizar más vehículos que cualquier otro país para atender a nuestros clientes.

Es ahí en donde nace la idea de cómo podemos impulsar el plan de cómo bajar las emisiones de carbono sobre todo en la Ciudad de México que, como todos sabemos, es una de las ciudades con mayores emisiones evidentemente por la cantidad de población que tiene y la gran movilidad que esto significa. México es el único país de Latinoamérica que tiene la figura del ajustador, es decir, de la persona que va y atiende en el lugar del siniestro en cualquier parte de la República Mexicana. Por ello la necesidad de movilidad que tenemos es muy grande. En el pueblo más lejano hasta las ciudades principales ahí tenemos que estar y atender a nuestros clientes lo más rápido posible.

—¿Hay planes de aumentar la flotilla en México?

—La idea es que de aquí al 2029, paulatinamente nosotros la iremos reemplazando por este tipo de vehículos. Con estos 42 autos que ya iniciaron tanto en la Ciudad de México como en Puebla, estamos abarcando un 31% de vehículos híbridos. La iniciativa va en el sentido de autos eléctricos o de baja emisión, entonces por la necesidad de movilidad que tenemos y la infraestructura de recarga para vehículos eléctricos que no está tan desarrollada como quisiéramos, entonces fue que tuvimos que optar por la elección de autos de bajas emisiones o híbridos tomando en cuenta además que en una ciudad que tiene un tráfico muy denso, difícilmente puedes alcanzar una velocidad por encima de los 50 km/h. De ahí que nuestros ajustadores se muevan a un promedio de 40 km/h; esto hace que la movilidad a esa velocidad sea totalmente eléctrica, y ya cuando supera los 50 km/h es en donde se activa el motor de gasolina.

Esto nos permite tener la certeza de que el vehículo podrá ser recargado a la hora que se necesite en cualquier otro lugar. Si tuviéramos un auto 100% eléctrico corremos el riesgo de que vayamos a una zona en donde no haya la infraestructura para recargar a los vehículos.

—¿Cómo determinaron la compra de unidades Toyota Prius y Chevrolet Beat?

—Hicimos una selección de modelos que se acoplara a diferentes factores que estábamos buscando. Por ejemplo el equipamiento de estos vehículos para la atención de un siniestro es diferente por lo que debes tener cierto espacio y condiciones. Ese es un factor adicional a todos los que forman parte de un vehículo de bajo consumo y de baja emisión de carbono.

Por lo tanto el vehículo cumplió con todos los requerimientos que nosotros estábamos buscando fue Prius. El Chevrolet Beat lo destinamos para las zonas más alejadas pero en el proceso irá cambiando y esperando que toda la tecnología se vaya incorporando a todos los vehículos. 

—¿Cuáles son sus expectativas de ahorro?

—Lo que indican las características del vehículo es que deberíamos de tener un ahorro de combustible de 30%, por cada 100 kilómetros recorridos el auto consume 3 litros por lo que ahorraríamos el 30% como mínimo.

Aquí lo tendríamos que ver es que siendo la Ciudad de México y Puebla las ciudades en donde estamos iniciando con esta iniciativa buscaremos visualizar que todo lo que estudiamos se cumpla. Estamos seguros de que estaremos por encima del 30% de ahorro de combustible. 

—¿Cuál fue el monto de inversión para la compra de estas unidades?

—Estamos hablando de 15 millones de pesos y esto es muy significativo en una época de pandemia, adicional a lo que conlleva tener un vehículo híbrido y todos los beneficios al medio ambiente. La empresa seguirá apostando por México, seguirá  invirtiendo y apostando por la economía del país.

—¿Tienen planes de capacitación para los operadores de estas unidades? 

—Es una practica que Zurich realiza año con año con todos los empleados que tienen un vehículo asignado y más en esta labor del ajustador que están a diario y un número importante de horas. Zurich los capacita en el uso del vehículo, yendo de lo más básico de cómo utilizar el vehículo bajo qué condiciones, el andar por debajo de los 50 km/h —que hace que el auto circule en modo eléctrico y no emita gases—, y también tenemos una formación de manejo defensivo. Como sabemos, la Ciudad de México, al ser una urbe muy dinámica, los ajustadores tienen que estar preparados para cualquier situación.

marcos.martinez@eleconomista.mx

kg