Las actividades culturales forman parte esencial de los viajes. En algunos países del mundo se han realizado estimaciones respecto al volumen de este tipo de turismo y lo que representa. Aunque las estimaciones difieren entre sí por razones conceptuales, en todos los casos se identifica a este segmento como uno de los más importantes.

De acuerdo con el estudio Turismo cultural en México, este sector se comporta como un elemento dinamizador del patrimonio y las comunidades, genera reconocimiento y creación de sentimiento de orgullo comunitario, y es factor de divulgación del patrimonio. Como valor para la cultura, genera recursos para la conservación, beneficia a las comunidades y crea conciencia del valor de los diferentes “patrimonios locales” entre los turistas.

A través de la Secretaría de Turismo, se sabe que México cuenta con 33 sitios que son Patrimonio Mundial de la Humanidad, 27 de los cuales son culturales, 10 ciudades patrimonio, 189 zonas arqueológicas abiertas al público, 111 Pueblos Mágicos; 174 santuarios religiosos, 1,121 museos y una gastronomía diversa y reconocida internacionalmente. Por sus Bienes Patrimonio Mundial de la Humanidad, el país ocupa el sexto lugar, sólo después de Italia, China, España, Alemania y Francia.

Una de las principales actividades que surge de esta rama es la visita a nuestros centros arqueológicos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y su Red de Zonas Arqueológicas, México cuenta con más de 2,000 sitios registrados y de las 189 áreas abiertas al público que tiene bajo su resguardo en todo el país, Teotihuacán sigue siendo el lugar más visitado por turistas nacionales (3 millones 513,346), no así por extranjeros (671,671), pero este sitio se coloca en el primer lugar con mayor afluencia al cierre del 2017 con 4 millones 185,017 de visitantes.

Para extranjeros, el lugar favorito sigue siendo Chichen-Itzá en Yucatán, esto puede explicarse porque un importante número de turistas que viajan en México reconocen estar interesados en el patrimonio cultural del país, aunque su viaje no haya sido realizado por motivos estrictamente culturales. Para ellos, las actividades relacionadas con el conocimiento de las culturas locales y el disfrute de su patrimonio son un componente importante para su satisfacción.

Los 10 sitios más visitados

Algo que no ha variado por lo menos en cinco años es el orden en la lista de los 10 sitios más visitados; como ya se mencionó, Teotihuacán está en la cima, seguido por Chichen-Itzá, Tulum, Xochicalco, Palenque, El Tajín, Monte Albán, Coba, Uxmal y Cholula.

El factor cultural como elemento de diferenciación se puede convertir en un motivo para decidir entre México y otros destinos competidores que ofrecen productos similares. De acuerdo con el libro Turismo Cultural en México, Alcances y Perspectivas, una investigación de la profesora Nancy Testón Franco, de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, el turismo cultural es una actividad que surge en la década de los 90 y se desarrolla a través del interés de los turistas por la cultura. Por mucho tiempo se pensó que este tipo de turismo estaba reservado a cierto grupo de personas: aquellas que buscaban incrementar su capital cultural. Sin embargo, la tendencia ha cambiado gracias a la globalización, comunicación, información y el incremento en los niveles de escolarización.

La información anterior se sustenta con las últimas cifras reportadas por el INAH, donde la Red de Zonas Arqueológicas cerró el 2017 con 11 millones 213,346 visitantes nacionales y 5 millones 365,997 extranjeros, para un total de 16 millones 579,343.

Esto completa su lectura con las cifras del 2013 que cerraron con un total de 11 millones 964,632; para el 2014, fueron 12 millones 661,695; el 2015 con 13 millones 632,403 y el 2016 con 14 millones 978,540.

En el caso de México, además de las zonas arqueológicas, se cuenta con una amplia gama de productos culturales, que incluyen museos, monumentos, fiestas tradicionales y costumbres cuyas características dependen del lugar en donde se desarrollan. El desarrollo del Turismo Cultural es una de las opciones más importantes para la captación de turistas en cualquier etapa del año, de ahí su importancia para el desarrollo de más proyectos.

[email protected]