Solamente un artista mexicano estará invitado este año al Festival de Salzburgo: el tenor Rolando Villazón (ciudad de México 1972), quien actuará en la versión concierto de la ópera de W. A. Mozart Il re pastore (El rey pastor), en el papel de Alessandro, rey de Macedonia, presentación que tendrá lugar el miércoles 1 de agosto en aquella ciudad austriaca que concentrará lo mejor de la ópera mundial, la música de concierto y sinfónica, del 20 de julio al 2 de septiembre.

Villazón actuará al lado de la soprano checa Martina Janková, la italiana Eva Mei y la alemana Sandra Trattnig, elenco con el que ha venido trabajando en esta misma obra. La dirección musical correrá a cargo del talentoso neoyorquino William Christie.

DESDE LA JUVENTUD

El rey pastor es una obra de juventud de Mozart que pocas veces ha sido interpretada en su versión escénica y que no había sido montada en el Festival de Salzburgo sino hasta el 2006, con motivo del 250 aniversario del nacimiento del músico. Fue compuesta por Mozart cuando tenía 19 años. Pero las apariencias engañan, porque a esta edad el genio de Salzburgo ya era un experimentado compositor de óperas, con una docena de ellas en su haber.

Es una ópera en dos actos con mucho color que fue creada en Salzburgo en 1775, con un libreto de Metastasio y que Villazón conoce muy bien desde los tiempos juveniles en que era alumno en el Conservatorio Nacional de Música de México del Maestro oaxaqueño Enrique Jaso (quien murió en febrero del año pasado); ópera en la que el cantante mexicano se desenvuelve con mucha soltura, gracia y buen talante.

El papel de Alessandro le queda muy bien al mexicano, se nota lo a gusto que se siente. Esta ópera la ha cantado antes en varias ocasiones en teatros importantes, la más reciente fue en la temporada 2010-2011 en la Opernhaus de Zúrich, teatro en que cosechó nutridos aplausos.

Por otra parte, el cantante mexicano vuelve una vez más a Salzburgo, lugar que lo lanzara a la fama internacional en agosto del 2005, cuando junto con la estupenda soprano Anna Netrebko integró una de las mejores parejas operísticas en La Traviata, bajo la batuta de Carlo Rizzi y la dirección escénica de Willy Decaer. Claro, no sólo fueron las estupendas voces de ambos cantantes, sino que la puesta en escena resultó audaz e innovadora.

CAPITAL MUSICAL

Este Festival figura entre los más prestigiosos del mundo y ha contribuido notablemente a que la ciudad natal de Mozart se conozca en todo el mundo. Desde su primera edición ha contado con la participación de artistas de fama mundial; se caracteriza, además, por la enorme calidad de sus programas.

Podemos decir que es un escaparate mundial para los mejores artistas del planeta en el campo de la ópera, de la música sinfónica y de concierto.

El Festival de Salzburgo se presenta este año con un programa más variado y amplio que en otras ocasiones. Funciona bajo la dirección de Alexander Pereira, quien hace unos días terminó su contrato con la Ópera de Zúrich. Existe en el equipo que hace posible el Festival la idea de revitalización de la música sacra.

Afirman sus organizadores que el Festival de Salzburgo no se agota en la tradición católica o protestante, por eso invitan cada año a distintas religiones. Este año (2012) el invitado será el judaísmo.

Entre lo más atractivo del Festival de Salzburgo 2012 figura en el terreno operístico una nueva puesta en escena de La flauta mágica de Mozart, La Bohème y Los soldados, de Bernd Alois Zimmermann.