Dentro de las clasificaciones de hospitales donde se incluyen hospitales de México hay uno que se llama HospiRank y que se vende como la lista de hospitales más equipados de América Latina (Latam). Es un ranking anual desarrollado por la empresa Global Health Intelligence, con sede en Miami, Florida, la cual informa que está sostenida por su base de datos HospiScope conformada en 2014, la cual se promueve como la base de datos de hospitales latinoamericanos más grande del mundo cubriendo casi 90% de los hospitales de la región.

HospiRank enumera los hospitales de Latinoamérica mejor equipados, en particular los de Brasil, México, Colombia, Argentina y Chile. No diferencia entre públicos y privados y los ordena según 7 categorías: Los mejor equipados para alojar pacientes, Los de mejor infraestructura para alto volumen de procedimientos, Los de más alto rango de equipo quirúrgico, Los de más enfoque en salud cardiovascular, Los de mejor base instalada para tratar cáncer, Los de mayor equipo de diagnóstico de imágenes y Los mejor equipados para alojar a recién nacidos.

En función de dichos conceptos, enumera los 5 primeros hospitales de cada país, pero las listas derivadas son muy relativas porque reflejan quizá volumen pero no nivel de atención y tampoco son referencia útil para el usuario. Donde sí deben ser útiles es en la industria de proveedores que venden equipamiento y tecnología hospitalaria, para ubicar nosocomios a los que les falta actualizar su equipo y detectar oportunidades de negocio.

Su director general, Guillaume Corpart, quien lleva 20 años en la investigación de mercado, nos compartió que mediante un call center realizan más de 10,000 llamadas a hospitales cada año para actualizar la información y asegurar que sigue vigente, y que sus clientes son empresas de dispositivos médicos, equipo médico y farmacéuticas que quieren entender la base hospitalaria e identificar oportunidades.

El Ranking usa esta misma información para identificar los hospitales mejor equipados en la región. La empresa emite otra base de datos sobre procedimientos quirúrgicos en LatAm.

Hicimos nuestras indagaciones, hablamos con directivos que conocen el sector hospitalario en México y lo que concluimos es que más que un ranking de hospitales es más bien una cuantificación de equipos y dispositivos médicos instalados en hospitales. La duda está en si es correcto evaluar a los hospitales en función de sus equipos porque contar con el mayor número de determinados equipos o los de última generación no dice nada sobre la calidad de su servicio.

No es útil para el usuario de hospitales

Claramente para el usuario común no es de utilidad. En principio poder acceder a la publicación de HospiRank en internet tiene un costo de 2,500 dólares.

Pudimos conseguir la edición 2019 y es difícil entender el sentido de las 7 listas en que hace sus clasificaciones. Por ejemplo, en la lista de “Los mejor equipados para hospedar pacientes”, incluye a los 5 de México que tienen mayor número de camas: Hospital General de México doctor Eduardo Liceaga de la CDMX (1,103), Hospital Central Militar (916), Hospital Regional Gral. Ignacio Zaragoza (792), Hospital Universitario Dr. José Eleuterio González de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en Monterrey (667).

Otra es la de los cinco hospitales enlistados con la mejor base instalada para tratar cáncer. Y ahí sale como número uno Médica Sur, pero tiene datos incorrectos. Por ejemplo indica que Médica Sur tiene bomba de cobalto, y ello no es cierto. Pudimos verificar que Médica Sur no tiene bomba de cobalto, el cual es un tipo de equipo para radioterapia hoy ya obsoleto. 

Por otro lado, menciona por separado radioterapia y aceleradores lineales, cuando es lo mismo. Hay radioterapia con acelerador lineal o radioterapia con bomba de cobalto, y hoy en día se hace otro tipo de radioterapia que no es a través de rayos.

Así, la clasificación de HospiRank de “Mejores hospitales para atender cáncer” queda en función del número de equipos oncológicos, incluidos mastógrafos: Hospital Médica Sur (11), Hospital Juárez de México (9), Hospital de Oncología Centro Médico Nacional Siglo XXI (8), Hospital de Especialidades Nº 25 del IMSS en Monterrey (8)

Comparando peras con manzanas

En la clasificación de “Los mejores equipados en diagnóstico por imagen”, se entiende que ubican a los hospitales en función de cuántas máquinas de rayos X, cuantos ultrasonidos, cuantos tomógrafos, cuantos de Resonancia Magnética y PETs.

En la lista de mexicanos, el que queda en primer lugar es el Hospital del ISSSTE 20 de Noviembre de la Ciudad de México porque tiene 3 máquinas de rayos X, 29 ultrasonidos, 3 tomógrafos computarizados, 2 cámaras gama y 1 resonador.

En total 38 equipos, pero lo que en realidad le puso hasta arriba fue su número de ultrasonidos y rayos x. No sólo no es el mejor indicador sino además no es claro si todos esos equipos están funcionando. Si el 20 de Noviembre tiene 29 ultrasonidos, la pregunta es cuántos de ellos realmente están en uso y cuántos descompuestos que es algo muy común en los hospitales públicos.

Aquí la mayor incongruencia de HospiRank es que le da el mismo valor a las máquinas de ultrasonidos o de rayos x -que tiene cualquier clínica, laboratorio pequeño e incluso hoy en día muchos consultorios médicos- que a los tomógrafos o de resonancia e incluso a una máquina PET que es equipo de lo más sofisticado y mucho más preciso (aunque en la lista de los mexicanos incluidos ninguno tiene PET). No tiene sentido. Es como comparar peras con manzanas; un ultrasonido cuesta 20,000 dólares, mientras el precio de un resonador asciende a varios millones de dólares, y su uso y precisión es muy diferenciado. Aparte, que un hospital tenga rayos x o ultrasonidos es como para un restaurante tener mesas o sillas; para un paciente ello no es referencia al momento de elegir en dónde atenderse.

Un elemento más. En la lista de “Los mejor equipados para atender recién nacidos”, HospiRank ubicó en primer lugar en 2019 al Hospital de Ginecología y Obstetricia, que es la Unidad Médica de Alta Especialidad número 23 del IMSS ubicada en Monterrey, Nuevo León. Y su mayor logro fue que registró 412 cunas, pero es un número que no tiene sentido porque ningún hospital en México y en ningún otro país existe tal porque no hay tantos nacimientos al mismo tiempo. Y ubicando la clínica 23, no le caben 412 cunas.

Surge aquí la duda de dónde sacaron ese número. Si lo reportó el hospital, habrá sido porque la compra se hizo desde dicho hospital habiendo sido para distribuir en varios hospitales, pero quedó consignado en sus registros, y HospiRank no tuvo el cuidado de verificar con cuántas cunas se quedó y opera realmente esa UMAE 23.

Es claro que HospiRank difiere totalmente en su modelo de negocio respecto de otras clasificaciones hospitalarias en la región que normalmente están ligadas a alguna publicación de medios y a los ingresos de publicidad, como la de América Economía (referida en nuestra anterior entrega) o la vinculada a la revista Newsweek o el ranking de Blutitude y Funsalud vinculado a la revista Expansión en México.

Aquí la pregunta que surge es ¿cuál debería de ser el modelo correcto de negocio de un ranking considerando que se habla de servicios delicados como es la atención de la salud? Pero ya buscaremos la respuesta hacia adelante, y mientras tanto continuaremos con nuestro recuento de los rankings que incluyen hospitales de México y la manera en que los abordan.

maribel.coronel@eleconomista.mx