Después de tres temporadas, parecía como si hubiéramos llegado al final de la serie de televisión The Affair, el atractivo drama psicológico de la cadena Showtime (en México se puede ver en Netflix) sobre las relaciones de pareja y sus conflictos.

La última vez que vimos a Noah Solloway, interpretado por Dominic West, junto a su affair Alison (Ruth Wilson), él estaba cumpliendo una pena de prisión por un homicidio vehicular que nunca cometió.

También vimos que la suerte le hacía guiños a Helen, la primera esposa de Noah, ya que se quedó con la custodia de los hijos de ambos y se enamoró de Vic (Omar Metwally), el guapo de una familia de pediatras. 

El destino parecía que despojaba a Noah de su excitante felicidad que tuvo cuando conoció a Alison. En ocasiones, la historia nos hacía ver a Noah como un idiota con título o, si se prefiere, un escritor anodino. La personalidad con carácter corría por cuenta de su ex, Helen.

Después de ir a prisión pensamos que su experiencia en ella le serviría para escribir su próxima novela.

Cuarta temporada

La buena noticia para los fanáticos de la serie The Affair es que la historia no ha concluido.

¡Espere! La temporada cuatro resulta ser un regalo inesperado. Los nuevos episodios reactivan hábilmente el encanto original de la serie al descartar ramificaciones temáticas innecesarias centrándose una vez más en la premisa básica de The Affair, y consiste en que cada persona no interpreta los hechos de la misma manera.

Los nuevos episodios vuelen al origen narrativo de la historia donde las consecuencias prolongadas y no deseadas transmiten ciertas dosis de desasosiego a los adictos de la serie.

Esta no es una revelación particularmente profunda para cualquiera que haya tenido una aventura amorosa pero sigue siendo un dispositivo narrativo fascinante en lo que se refiere a The Affair.

Helen y Vic están casados y viven en una hermosa casa en una colina en Los Ángeles, con los dos hijos menores de Helen. (Los dos mayores han sido enviados a donde quiera que vayan los adolescentes con problemas en el uso excesivo del cable).

Noah da clases de inglés en una escuela que pontifica a Rebelión en la Granja de George Orwell ya que los estudiantes cumplen a la perfección los estereotipos de minorías raciales. También se mudó a Los Ángeles, en un intento de permanecer cerca de sus hijos.

Alison está de regreso en Long Island. Su aventura con Noah le dejó fuertes críticas de los amigos de la buena moral. Un grupo de entusiastas inversionistas está a punto de comprar una franquicia del exitoso restaurante de langosta que posee con su exesposo, Cole (Joshua Jackson). 

En su mundo, Cole intenta aplacar a su inquieta esposa, Luisa (Catalina Sandino Moreno), quien se deprime frente a la era Trump, ya que no podrá tramitar un permiso de residencia.

Al volver a familiarizarnos con estos personajes, hay una atracción familiar y casi inexorable por sus vidas. Alison conoce a un nuevo amor potencial, un veterano de la Marina llamado Ben (Ramón Rodríguez), que, desde su punto de vista, es encantador y honesto; la interpretación de Cole sobre el hombre difiere significativamente.

Lo que está más claro ahora es que todas estas personas están enredadas para siempre en los asuntos de los demás, incluso los personajes relativamente inocentes, como Vic y Luisa.

Junto con el atractivo desorden emocional que nos presenta la historia, The Affair se siente obligado a sumar dosis de drama o nuevas amenazas en cada temporada. A través de momentos cuidadosamente elaborados de viajes hacia delante y hacia atrás, los espectadores se darán cuenta de que Allison ha desaparecido, y Noah ha regresado a Montauk para ayudar a Cole a buscarla.

Como se pueden imaginar, hay una porción extrema de subtramas entre aquí y allá. Una tarea que los creadores de The Affair (Sarah Treem y Hagai Levi) manejan con precisión quirúrgica.

Al final, la serie deja a uno preguntándose si los productores alguna vez pudieron confiar en que The Affair tuviera éxito sin la necesidad de un crimen o misterio por resolver.

Hay que ver la cuarta temporada de esta historia que se repite día a día en la vida real: la infidelidad como una nueva puerta.

abr