Aquí se exhiben cuadros, pero no hay ninguno, y los artistas envuelven con su voz al oído, aunque tampoco hay nadie; y se ve poco por la iluminación, pero varios sensores registran movimientos y colores. Es un poco el toca, juega y aprende, pero con un sentido de reflexión por lo que promete hacer la llamada revolución digital con las actividades cotidianas.

Se trata de la muestra "Intangibles", una exposición de arte que echa mano de la tecnología para acercar las pinturas de creadores mundialmente famosos a las personas que visiten el Museo Franz Mayer hasta el 8 de marzo.

La intención es contar el relato de otra manera, entre otros, con tecnología de realidad virtual y con exhibición de arte en simultáneo para siete países americanos desde Madrid; ocho, contando a España.

El objetivo es el mismo: generar emoción y desatar la interacción con el invitado, introduciéndolo aquí a las obras; más enfocadas estas a las corrientes del surrealismo y el cubismo en el arte moderno con ejemplos de Pablo Picasso, René Magritte, Roberto Matta, Juan Gris o Paul Delvaux, en ocasiones autores muy difíciles de comprender y querer.

"Intangibles. Una exposición digital de la Colección de Arte Telefónica", nombre oficial de esta muestra tecnológica de arte, es auspiciado por Fundación Telefónica y la propuesta es un recorrido interactivo de treinta minutos para comprender el arte de otra manera, pero también para concientizar sobre cómo los adelantos tecnológicos tienen la capacidad de romper las barreras físicas o geográficas para acercar, en este caso, obras de arte ubicadas al otro lado del mundo en el Museo Reina Sofía y reproducirlas al mismo tiempo en muchas otras partes, democratizando más el acceso al conocimiento.

Y aunque nunca se podrá sustituir una obra de arte con un holograma u otros adelantos en software y hardware, la tecnología sí puede mejorar o cambiar la experiencia, por ejemplo, permitiendo caminar dentro de una pintura para entenderla desde otra perspectiva.

La tecnología también permite en "Intangibles" sentir otras sensaciones, como aquella en que el artista cuenta su obra o critica las de otros; pareciera que estuviese allí. El ejemplo es una conversación con Pablo Picasso.

Más allá de una original y experimental forma de mostrar obras de artes en digital, pareciera que Telefónica intenta con "Intangibles" permear que la tecnología puede hacer mucho a favor de las sociedades después de conectar personas; al menos acercar el arte a quien lo desee y apreciarlo de otra manera.

"Intangibles" está conectada con Madrid, en Europa, y Bogotá, Lima, Mar del Plata, México, Montevideo, Santiago y Quito, en América, para que los visitantes compartan también sus opiniones en tiempo real. Es de destacarse que siendo una exposición de carácter experimental, tenga un alcance continental.

"Intangibles" ofrece seis exhibiciones dentro del Museo Franz Mayer y está claro que no muestra las obras reales de los artistas, pero de una manera muy creativa con base en la realidad virtual, el 3D o los lienzos digitales y otras aplicaciones, sí busca que los visitantes generen otras interpretaciones del arte, enriqueciendo la experiencia de asistir al museo.