El cine está siendo "marginado y devaluado" durante la pandemia de coronavirus, advirtió el director Martin Scorsese en su participación virtual en el festival de Toronto.

Scorsese, que no es ajeno a la controversia y dijo el año pasado que las populares cintas de superhéroes "no son cine", fue galardonado el martes con un premio honorífico a su trayectoria en la industria que recibió de forma virtual.

"El hecho de que los festivales de cine continúen sucediendo —improvisando, adaptando, haciendo que todo funcione de alguna manera— es muy conmovedor para mí", dijo el director de "Buenos muchachos" y ganador de un Oscar.

Se está volviendo tristemente común ver el cine marginado y devaluado, y en esta situación categorizado como una especie de comida de consuelo".

Las salas de cine siguen cerradas en las principales ciudades de Estados Unidos como Los Ángeles y Nueva York.

Y por meses, millones de personas en todo el mundo estuvieron encerradas en sus casas viendo televisión y películas en sus salas de estar.

Toronto, el festival de cine más grande de Norteamérica, se está llevando a cabo principalmente en línea este año, junto con un puñado de proyecciones es autocines y en interiores pero con capacidad limitada.

"El cine, el cine, el cine, en su mejor momento, es una fuente de maravilla e inspiración", dijo.

Los británicos Anthony Hopkins y Kate Winslet recibieron también el martes premios por su carrera en la gala virtual de Toronto, donde ambos además promocionan nuevas películas ya aclamadas y que podrían llevarlos a la gloria del Oscar.

"Me sorprende que siga trabajando (...) que siga trabajando a mi edad", expresó Hopkins, de 82 años, que ha recibido excelentes críticas por The Father, un desgarrador drama sobre la demencia.

Winslet presentó el romance lésbico del siglo XIX Ammonite.