Madrid.- Los restos mortales del escritor portugués José Saramago, quien falleció el viernes en Lanzarote, Canarias, fueron recibidos hoy con honores militares en el aeropuerto de Lisboa, ciudad en la que mañana domingo serán incinerados.

Miembros del gobierno de Portugal, país natal de Saramago, y de otras naciones de habla portuguesa recibieron en el aeropuerto de Lisboa, junto a familiares, amigos e intelectuales, los restos del escritor.

Luego que desde la tarde del viernes se abriera la capilla ardiente en la Biblioteca de Tías, Lanzarote, en la isla española de Canarias frente a la costa de África, los restos de Saramago fueron trasladados en un avión fletado por el gobierno portugués a Lisboa.

Al llegar el féretro con los restos de Saramago, de 87 años, fue recibido con honores de jefe de Estado y cargado en hombros por militares para ser trasladado al Ayuntamiento de Lisboa donde también se abrió una capilla ardiente.

Los restos serán velados en el Ayuntamiento de la capital portuguesa hasta mañana domingo cuando serán incinerados en el cementerio del Alto de San Juan.

Sus cenizas serán depositadas, una parte en su pueblo natal, Azinhaga y la otra en su casa de Tías, Lanzarote, junto a un olivo.