La novelista, periodista y poeta Rosamaría Roffiel es una de las principales exponentes de la literatura lésbica mexicana.

Por lo que este martes 18 de junio será homenajeada durante el ciclo Protagonistas de la Literatura Mexicana, en el marco del mes de la diversidad sexual, el martes 18 de junio en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Zaría Abreu y María Elena Olivera Córdova acompañarán a la autora en lo que se vislumbra como un conversatorio en el que la Rosamaría Roffiel compartirá con los asistentes detalles de su visión y experiencia reflejada en su obra.

La escritora originaria del estado de Veracruz compartió en entrevista su experiencia como poeta y narradora, así como sus años de periodista en Nicaragua y corresponsal de la Revolución Islámica en países como Irán e Irak.

Así como de su obra primigenia Amora, publicada en 1989, la cual es considerada también la primera obra literaria lésbica feminista en México.

Amora nació como terapia ocupacional, porque estaba terminando una relación y estaba arrastrándome por las calles de la ciudad, hasta que lo superé y dejé de escribirla. Fue en 1988 cuando encontré el manuscrito, lo leí y decidí retomarlo; lo terminé en el verano de 1989”, expresó la autora.

“Creo que Amora fue una ópera prima muy espontánea, ingenua e inocente. La escribí sin ninguna malicia y estaba decidida a que todo estuviera a favor de la mujer y así lo he hecho. Después de esto, me invitaron a presentaciones editoriales, pero lo más satisfactorio fue recibir cartas y llamadas de mujeres que gracias a Amora se habían aceptado”, dijo, además de mamás que agradecían porque pudieron aceptar a sus hijas, dijo Roffiel, pues aún en la década de los años 90 el amor entre mujeres, comentó la escritora, era un tema de difícil acceso y entendimiento.

Para la autora es sorprendente que el perfil de sus lectoras no haya cambiado en los últimos años a pesar de ser de diferentes generaciones. Amora sigue impactando en la vida de mujeres a quienes les cuesta aceptar su homosexualidad y la homosexualidad de otras.

Una poeta que se ama a sí misma y a las mujeres

Sobre su trayectoria como poeta, Rosamaría Roffiel dijo que ella no escogió esta carrera de poeta y escritora, ya que ha sido más como una pulsión de creatividad y de un diálogo autorreferencial.

“Tú no escoges a la poesía, ella te escoge a ti. Fui una amante de la poesía de Lorca, de muchos poetas ingleses y de feministas estadounidenses, pero no sé si algunos de estos poetas tuvieron influencia en mí”, reconoció.

Quise ser hombre”, uno de los poemas más sobresalientes de Roffiel, está inspirado en vivencias reales de amigas cercanas a la autora. “Varias amigas me hablaron para llorar y contarme sus penas con sus parejas. Esa tarde pensé sobre qué pasaba con las mujeres, pero en realidad era qué pasaba con los hombres que no sabían valorar a las mujeres que ellos mismos habían escogido y ahí nació ese poema, me hubiese gustado ser hombre y evitar esas penas a mis amigas”, recordó.

El amor por la lectura, regalo de la abuela

Rosamaría expresó su felicidad y sorpresa por este evento con el que se reconoce su trayectoria como poeta, escritora y periodista.

“Yo amo mi vida, creo que me fue llevando a los lugares en los que tenía que estar. No fui a la universidad ni a la preparatoria, pero gracias a un regalo de mi abuela fue como nació el amor por la lectura, adquirí buena redacción y ortografía. Empecé en el periódico Excélsior, después me fui a Nicaragua, luego estuve en el semanario Proceso, cubrí la Revolución Islámica, estuve en Irán, Irak, Beirut y así mi vida me ha hecho viajar por todo el mundo y conocer a personas maravillosas. Ahora escribo sobre arqueología subacuática junto con mi amiga Pilar Luna, pionera en México”, concluyó.

La poeta se presentará en el Palacio de Bellas Artes en donde se le rendirá homenaje en un horario de 7 de la noche.

[email protected]