Reguladores británicos informaron el jueves de que identificaron 30 casos de eventos raros de coagulación sanguínea tras el uso de la vacuna contra Covid-19 de AstraZeneca, 25 más de los que habían reportado previamente.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) dijo que no había recibido ningún informe de eventos de coagulación después del uso de la vacuna fabricada por BioNTech SE y Pfizer Inc.

El organismo regulador de los medicamentos afirmó al Financial Times y a The Guardian que siete receptores de la vacuna de AstraZeneca murieron tras los raros eventos de coagulación de la sangre.

El MHRA, la Agencia Europea del Medicamento y la Organización Mundial de la Salud han reiterado que los beneficios de la vacuna en la prevención superan con creces cualquier posible riesgo de coágulos sanguíneos.

Algunos países están restringiendo el uso de la vacuna de AstraZeneca, mientras que otros han reanudado las inoculaciones, mientras continúan las investigaciones sobre los informes de los raros, y a veces graves, coágulos de sangre.

El 18 de marzo, el organismo regulador de medicamentos del Reino Unido había dicho que habían ocurrido cinco casos de un raro coágulo cerebral entre 11 millones de vacunas administradas.

El jueves, el organismo elevó la cifra a 22 informes de trombosis del seno venoso cerebral, una dolencia de coagulación cerebral extremadamente rara, y 8 informes de otros eventos de coagulación asociados a un nivel bajo de plaquetas en la sangre, de un total de 18,1 millones de dosis administradas.