La nueva serie de Star Trek se estrenó esta semana a través de Netflix, por donde podremos ver cada lunes los primeros ocho episodios de esta temporada, cuya historia se desarrolla en la línea de tiempo de la serie original. Los episodios restantes estarán disponibles hasta el 2018.

Star Trek: Discovery marca el regreso de la franquicia a la televisión luego de más de 10 años de ausencia. La historia se desarrolla entre la serie Enterprise y Star Trek: The Original Series. De manera más precisa, los hechos tienen lugar casi 10 años antes de que la Enterprise comandad por el Capitán Kirk salga en su famosa misión.

En la época de Star Trek: Discovery, nos topamos con que un guerrero Klingon llamado T'Kuvma (Chris Obi), líder de una de las casas más antiguas de aquella civilización, busca reunir a las demás casas para disputar una guerra en contra de la Federación. De hecho, se ha comentado que la serie abordará a fondo los usos y costumbres de esta raza.

Resulta interesante comentar que, en su momento (en 1966), los Klingon representaban a los Rusos, así que resulta interesante el paralelismo que podrían tomar ahora. En este sentido, es difícil no pensar que pudieran retratar de alguna manera al Estado Musulman (ISIS), por supuesto, siguiendo el tono de la serie, es decir, nunca presentando estereotipos sino civilizaciones complejas que hacen difícil establecer un juicio moral.

La serie gira en torno a Micheale Burnham (Sonequa Martin), primer oficial de la nave Shenzhou, comandada por la capitana Philippa Georgiou (Michelle Yeou), con quien tiene una relación madre e hija. Burnham fue criada por el vulcano Sarek (James Frain), el padre del mítico Señor Spock.

Al parecer, Burnham estaba destinada para convertirse en una gran capitana, pero un error ha generado un bache en su carrera. Para no romper con la historia original, se dará una explicación ingeniosa sobre el origen de Burnham, ya que Spock nunca mencionó tener una hermana. La Shenzhou tendrá un papel crucial en el desarrollo de la trama.

Otros los personajes principales será el capitán Gabriel Lorca (Jason Isaac), capitán de la Discovery, la nave que da nombre a esta historia. A este personaje se le ha descrito como un militar táctico brillante, pero también como una figura enigmática y un poco loco. La Discovery, al parecer, posee la capacidad para inclinar la balanza del lado de la Federación en la guerra contra los Klingon.

En el tráiler, vemos a Sarek diciéndole a Burnham que el cambio es el proceso esencial de la existencia, y que debe enfrentar a sus pre concepciones… ¿A qué podrá referirse? Es probable que se refiera al tema de la multiculturalidad y diversidad que afecta a Estados Unidos, y es que finalmente, la serie siempre ha fomentado los entornos diversos. Cabe mencionar que en esta serie nos toparemos por primera vez con una pareja gay.

Para entender Star Trek: Discovery no es necesario conocer a fondo la saga o haber visto películas o series anteriores; mucho menos es indispensable haber visto las últimas dos entregas cinematográficas. Es decir, la serie apuesto por fans de la franquicia, así como a un nuevo público. Sin embargo, la serie posee varios guiños al programa original.

Con todo y que se desarrolla dentro de la línea de tiempo original, muchos fans se han quejado del look de la misma: los uniformes y los interiores de las naves se ven más cercanos a los reboots cinematográficos que a la Serie Original. Incluso, los Klingon lucen muy diferentes.

Otra de las innovaciones de la serie, en cuestión de guion, gira en torno al hecho en que habrá conflicto entre los miembros de la flota estelar, una regla que el creador de la saga Gene Rodenberry había instituido: Nunca poner en conflicto frontal a dos miembros de la tripulación a menos que alguno estuviera poseído por un entre alienígena o alguno de los involucrados mostrara previamente algún rasgo de conducta negativo.

@faustoponce