Dentro de las enfermedades dermatológicas, la dermatitis atópica (DA) y la psoriasis, si bien son distintas, afectan de forma similar a quienes las sufren y coinciden en un mal secundario a nivel psicosocial.

Estos padecimientos van más allá de la piel, asegura la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) y la Academia Mexicana de Dermatología (AMD). Más allá de los aspectos estéticos, en su versión más grave, ambos resultan devastadores para los afectados, pues quienes viven con este padecimiento pueden llegar a experimentar ira y un porcentaje desarrolla ideas suicidas.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica que acelera el ciclo de crecimiento de las células de la piel, lo cual ocasiona áreas gruesas y escamosas de la epidermis, además de inflamación intensa de la dermis, para la que hoy no existe cura, regularmente existe un componente genético, pero además influyen factores ambientales.

Aunque en los últimos años el tratamiento de los casos más graves ha mejorado notablemente, los retos en su investigación aún son muchos. Su prevalencia a nivel mundial se estima en 2% por ciento de la población. En México, cerca de 2.5 millones de personas viven con la enfermedad, de acuerdo con la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD).

La dermatitis atópica por su parte es una respuesta inflamatoria de la piel inducida por una amplia gama de factores internos y externos, que actúan solos o combinados. La piel de las personas con esta enfermedad suele presentar resequedad, comezón, vesículas, eritema, costras y escamas. En nuestro país, la prevalencia de dermatitis atópica en adultos es de 3% y de éstos, 17.6% lo presenta de forma grave.

“Estos problemas de la piel dan signos y síntomas que si bien no llevan a la muerte, como otras enfermedades, son agonizantes durante años”, explica María de Jesús Vázquez, especialista en alergia e inmunología clínica y gerente médico para Inmunología en Sanofi, refiriéndose a la dermatitis atópica.

Basta con imaginar comezón insoportable la mayor parte del día en todo el cuerpo, que no deja dormir o concentrarse, que reduce las actividades sociales, la seguridad, junto con las lesiones que se presentan en gran parte de la superficie del cuerpo para entender cómo estos padecimientos ponen a cualquiera en un estado de desesperanza absoluta.

Aunado a esto, las personas que los rodean, al no conocer del padecimiento, comienzan a segregar a los pacientes, que sufren bullying, rechazo y aislamiento, a raíz de esto surge la inquietud de buscar una solución ya que estos pacientes con las terapias actuales no alcanzan el control, solamente dos de cada 10, el resto está dando vueltas con las mismas terapias.

Es paradójico que una patología con una importancia aparentemente menor tenga una repercusión psicosocial elevadísima. En el último informe global de la OMS se señala cómo estas enfermedades pueden impactar sustancialmente en la calidad de vida.

Se buscan soluciones

El 29 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Psoriasis y en ese contexto la Fundación Mexicana para la Dermatología, de la mano con la Academia Mexicana de Dermatología, la Asociación Mexicana Contra la Psoriasis y el Grupo de Pacientes Autoinmunes con Procesos Inflamatorios (PAU), presentaron la campaña PSOLO por D.A.R., en la que unen esfuerzos para generar conciencia sobre esta enfermedad por medio de actividades encaminadas a identificar, diagnosticar y tratar la psoriasis. La imagen de PSOLO por D.A.R. será la Doctora Psori, un personaje creado para empatizar con los pacientes, quien tendrá presencia en las fan pages de Facebook de las asociaciones participantes y proporcionará información de valor a las personas.

De acuerdo con este grupo, gran parte del sufrimiento provocado por este padecimiento autoinmune puede evitarse mediante el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado.

“A medida que las personas puedan reconocer los signos de la enfermedad y sus implicaciones, se puede lograr que visiten al especialista y que se afecte en lo menor posible su calidad de vida”, aseveró la doctora Gladys León, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología.

Por otro lado, se dio a conocer la primera terapia biotecnológica específica para el tratamiento de la dermatitis atópica moderada o grave en pacientes adultos que sean candidatos a terapia sistémica, se denomina Dupilumab y estará disponible en México en los próximos meses.

“Muchos de los pacientes, incluso los médicos, no le estaban dando la importancia para llegar al control de la enfermedad, entonces los tratamientos se limitaban a mejorar los signos y síntomas, dejando descuidada una parte muy importante en la vida del paciente que es la calidad de vida”, explica la doctora Vázquez.

[email protected]