El Premio de Poesía Joaquín Xirau Icaza, creado en el 2012 por iniciativa del poeta y filósofo Ramón Xirau y su esposa Ana María Icaza, para honrar la memoria de su fallecido hijo, el también poeta Joaquín Xirau, con el objetivo de impulsar a los jóvenes creadores de la nueva lírica, concretará su séptima edición en abril del próximo año con la premiación de un poeta mexicano o extranjero residido en México, no mayor de 40 años, que haya publicado la primera edición de su libro entre enero y diciembre del presente año.

Con motivo de dicha convocatoria, abierta estrictamente hasta antes las 12:00 horas del próximo 25 de enero, la directora de la Fundación Colmex y coordinadora del premio, Mónica Stettner, habló con El Economista sobre los requerimientos de elegibilidad, la diversidad de trabajos ganadores y el estatus de la poesía en México.

“Esta convocatoria tiene sus restricciones muy claras. Una de ellas es la edad. Está dirigido a poetas jóvenes porque la idea es apoyar a quienes están empezando y que a veces tienen muchas dificultades para escribir y más todavía para publicar. La segunda es que deben tener el libro ya publicado. Pueden ser editoriales pequeñas o independientes”, estableció y fue específica al decir que puede participar cualquier editorial cuyas publicaciones sean impresas con el identificador global ISBN (o Número Internacional Normalizado del Libro, según la traducción de su sigla en inglés).

Argumentó que “hay un criterio de calidad muy riguroso que se tiene que respetar. En algunas de las ediciones, ha sido difícil definir al ganador. Otra noticia buena es que cada vez tenemos más participantes. El premio empezó de ser muy pequeño a ser ya una referencia en el ámbito literario. Ya los poetas esperan la convocatoria”. Recordó que en la primera edición se permitió la postulación de una decena de trabajos y en la última edición se presentaron casi 30 aspirantes.

La poesía de los jóvenes

Seis han sido los poetas laureados con el Premio de Poesía Joaquín Xirau Icaza, tres de la Ciudad de México y el resto de Michoacán, Puebla y Sinaloa. La poeta y traductora culiacanense Daniela Camacho fue distinguida en este 2018 por su poemario Experiencia Butoh, inspirado en su estancia en Japón durante la que realizó una profunda investigación sobre los orígenes de esta creación del coreógrafo Tatsumi Hijikata. El jurado estuvo integrado por Elsa Cross, Adolfo Castañón y Juan Villoro.

Destacó que lo interesante de los jóvenes es que están explorando otras disciplinas para presentar sus trabajos, muchos de los cuales, más allá de ser simples libros, son objetos de arte. “Justo el libro de Daniela Camacho tiene una parte muy estética donde las artes visuales están implícitas. Eso te va marcando la pauta de qué están haciendo los poetas en México. Creo que, para este premio, toda la parte de romper esquemas es muy bienvenida”.

Desde su experiencia como coordinadora del galardón, dijo: “Creo que hoy por hoy, la poesía en México está muy viva, experimentando cosas nuevas, y creo que ésta es una plataforma importante para difundirla. Los escritores tienen que saber que aquí pueden encontrar esa puerta para presentar trabajos que no son tradicionales. El jurado sí apuesta mucho por esos trabajos novedosos”.

Fue insistente en que todos los interesados deben enterarse de los pormenores de la convocatoria, puesto que existen requerimientos específicos. Expresó, por ejemplo, que es importante que “si los trabajos vienen de algún lugar fuera de la Ciudad de México, tienen que llegar antes del 25 de enero. Aunque la fecha del matasellos dijera que es de ese día, llega una semana después, no se aceptará”. Invitó a enterarse de las bases a través de la página fundacioncolmex.org.mx.

Será durante el mes de marzo, sin una fecha concreta, cuando se dé a conocer al ganador o la ganadora, mientras que la ceremonia se llevará a cabo en la Sala Alfonso Reyes a principios de abril. El premio estará dotado de 250,000 pesos indivisibles.

[email protected]