El programa Destinaçao Brasil cumple 5 años en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) como un puente entre las letras contemporáneas hispanas y portuguesas. Con América Latina como invitada de honor de la feria, surge la pregunta del papel de esta nación en el quehacer literario de la region.

El escritor Luiz Ruffato (Minas Gerais, 1961), vino a Guadalajara para la primera edición del programa de letras brasileñas, y tras el un centenar de autores que con sus charlas y presentaciones han ayudado a que los lectores mexicanos tengan un panorama amplio de lo que sucede en la literatura brasileña.

Ruffato abrió su participación con una mención especial a Laura Niembro, coordinadora de programación de la FIL, y quien a su parecer es de las pocas personas que considera que la literatura escrita en lengua portuguesa merece ser incluida en los programas latinoamericanos.

"Eso es algo raro, que yo esté hablando en portugués y haya una traducción simultánea, por lo general brasil no es visto como latinoamerica", sentencia Ruffato. "Laura es una embajadora informal de la literatura de Brasil".

NOTICIA: Las letras latinoamericanas, más allá del Boom

Brasil, ¿es o no es?

Ruffato compartió una anécdota con los asistentes. A mediados de noviembre se publicó en un diario nacional una entrevista en la que preguntaron a 11 autores ¿que es Latinoamerica? 10 de ellos eran hispanohablantes, Luiz era el único brasileño.

Lo que sucedió fue que de entre los 10 que hablan español, la referencia que hace de Latinoamerica una región es que se comparte una lengua. Ruffato entonces se pregunta qué sucede con Brasil, Haití y otros países donde el español no es la lengua oficial.

"Tenemos un gran problema, porque si pensamos que Latinoamerica es donde se hablan lenguas derivadas del Latín, hay naciones que quedan fuera del imaginario", reflexiona el autor de Eles eran mutuos cavalos. "Esa es una cuestión para que reflexionáramos de qué Latinoamérica estamos hablando. Si la lengua es la unidad, debemos referirnos a ella como América Hispánica.

NOTICIA: Rumania se suma a la fiesta literaria

¿Dónde está la ruptura?

Luiz Ruffato insistió en que la América Hispánica ignora lo que pasa en Brasil, pero que el fenómeno se presenta de igual manera desde el otro lado. "No hay interacciones entre escritores brasileños e hispanoamericanos, no hay interés, Brasil es país grande, pero de alguna manera le damos la espalda a la América Hispánica, y las diferencias contaminan las relaciones", sentenció.

Entrados en la charla con Katia Bandeira de Mello, los escritores llegaron a la conclusión de que la gran frustración de un brasileño es que la cultura y la literatura no son un producto en si. "Tuvimos un momento en el que íbamos a ser algo con Lula y Dilma, pero tuvimos un golpe, y ahora tardaremos un buen tiempo en ser un país importante, en el que se preste atención a la literatura brasileña", sentenció Ruffato.

NOTICIA: Tres décadas de apostar por las letras

Por su parte, Bandeira de Mello aseguró que la literatura brasileña se tiene que empezar a apreciar desde casa. El golpe fue contra las pequeñas conquistas del partido de los trabajadores, los pocos pasos dados por este se fueron para atrás. Pero Bandeira de Mello está convencida de que la de Brasil no es una cultura desechable.

Ambos autores aseguran que en Brasil se consume literatura en español, pero los hispanohablantes no no leen a autores brasileños. "Les garantizo que vamos a seguir luchando a pesar de todo por un país orgulloso de lo que hace, los invito a conocerlo y participar de la utopía", fueron las palabras con las que Ruffato cerró la discusión.

[email protected]

abr