La mañana de este miércoles, se llevó a cabo la presentación de la edición 2020 de la Feria de Lenguas Indígenas Nacionales (FLIN), que sucederá de manera exclusivamente virtual entre el 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas, y el 25 de noviembre, con una oferta de conversatorios, mesas de diálogo, conciertos, proyecciones documentales, talleres, recitales y exposiciones, entre otras actividades.

Dicha presentación estuvo encabezada por la subsecretaria de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura de la Secretaría de Cultura, Natalia Toledo; el titular del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), Juan Gregorio Regino; el representante de la oficina de la UNESCO en México, Frédéric Vacheron, y la guardiana de la palabra chontal, de Oaxaca, Roselia Vázquez.

“Para nosotros el 9 de agosto es un llamado a la conciencia nacional, para valorar la riqueza de nuestra diversidad lingüística, cultural y de nuestro vasto patrimonio. Y cuando hablamos de patrimonio lingüístico nos referimos a las 69 lenguas nacionales, porque el español es lengua nacional y también es lengua de los pueblos indígenas. Es algo que hay que afirmar contundentemente. Por lo tanto, cuando hablamos de patrimonio lingüístico y de políticas lingüísticas, tenemos de considerar al español y a las lenguas indígenas”, declaró el poeta y titular del Inali.

Explicó que el programa la feria en cuestión funcionará bajo tres ejes: el derecho a la información en lenguas indígenas; el cómic y la narrativa gráfica sobre la riqueza de los pueblos originarios como herramienta funcional del fortalecimiento de la cultura editorial en los niños y los jóvenes y, finalmente, la puesta en marcha del Decenio de las Lenguas Indígenas 2022-2032.

“Para nosotros es importante que México se constituya como plataforma mundial del tema. Necesitamos ir consolidando diversas acciones que nos permitan llegar al Decenio con un plan de acción construido desde los pueblos indígenas. Queremos tener una interlocución muy directa con los guardianes de la palabra, que son quienes tienen la autoridad moral y académica para poder construir un programa de gran alcance, que permita superar lo que hasta ahora hemos logrado. Porque, hay que decirlo, México ha avanzado aunque no como quisiéramos porque el rezago es histórico, pero tenemos que plantearnos metas ambiciosas, realizables y con tiempos, con la participación directa de los hablantes, quienes tienen que ser los principales protagonistas de las acciones que incluyamos en el plan de acción”, precisó.

Medios indígenas solicitan acciones del gobierno

Como preámbulo de la presentación de la FLIN, las plataformas de comunicación del Inali fueron sede del encuentro entre representantes de los medios comunitarios o indígenas, de regiones de Puebla, Oaxaca, Chiapas y Guerrero, con representantes del gobierno de México y la UNESCO, para instalar una mesa de consulta a través de la cual los representantes de los medios aporten ideas para su fortalecimiento y proliferación.

En esta palestra, los representantes leyeron un pliego de 15 peticiones a manera de guía para el mejoramiento de políticas públicas enfocadas en sus medios. Dentro de este listado destacó la urgencia para que haya reconocimiento legal de las concesiones de uso social indígena no solo por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sino por las dependencias federales involucradas en el desarrollo de los pueblos indígenas, como es el caso de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Expusieron que es menester promover la formación de comunicadores indígenas, el equipamiento de las emisoras y el reconocimiento de los mecanismos de fiscalización indígena, puesto que, enfatizaron, la fiscalización estandarizada ha impedido la proliferación y fácil acceso de las comunidades indígenas a la riqueza de los medios comunitarios.

Solicitaron garantías de seguridad para las comunicadoras y comunicadores indígenas, dado que algunos de estos proyectos operan en áreas en las que el crimen organizado o el Estado, con los megaproyectos, han trastocado el tejido comunitario indígena. Requirieron que los productos que transmiten los medios públicos, tales como la publicidad comercial y de las dependencias del Estado, no sean discriminatorios, que no segreguen, folcloricen o estigmaticen la imagen de los pueblos indígenas.

Asimismo, exigieron la creación de un fondo compensatorio “por los años de despojo, esclavitud, etnocidio y marginación hacia los pueblos indígenas” y la garantía de acceso a las tecnologías de la información, internet y banda ancha para las comunidades representadas.

[email protected]sta.mx