Desde el pasado 21 de noviembre y hasta el 31 de marzo del 2016, los santuarios de la mariposa monarca, ubicados en los estados de México y Michoacán, abrirán sus puertas al turismo. Aunque las mariposas retrasaron su llegada algunos días, debido a los efectos del huracán Patricia y del frente frío número 8, esta especie logró concluir su recorrido de más de 4,000 kilómetros cruzando los estados de Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí, Querétaro, Guanajuato, Morelos, Puebla, Hidalgo, Michoacán y Estado de México.

En estos días, las monarca siguen llegando a los bosques de oyamel en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca y se encuentran realizando el vuelo de reconocimiento para decidir el mejor lugar donde van a hibernar (esta semana será fundamental para que se establezcan y formen colonias).

Sin embargo, Alejandro Del Mazo Maza, comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), hizo un llamado para colaborar en la conservación de este fenómeno migratorio, que en los últimos años se ha visto afectado y ha disminuido su población a través del código del turista responsable y participando en la campaña Protejamos Alas Monarca.

Por su parte, la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (Conabio) explicó que en 1996 y 1997 el área ocupada por la mariposa monarca durante su hibernación en los bosques del centro de México llegó a alcanzar más de 18 hectáreas, sin embargo, si bien el área ocupada varía año tras año, en el invierno del 2013 al 2014, se registró la población más baja, pues la superficie cayó drásticamente a menos de una hectárea.

Comenta que las causas pueden ser la disminución de su hábitat y alimento en Estados Unidos, degradación de sus bosques de la zona núcleo de su Área Natural Protegida, turismo no planificado y condiciones de clima extremas, además explican que la disminución refleja el deterioro de la calidad ambiental en amplias áreas del continente, con graves consecuencias ecológicas y económicas.

Dijeron que la mariposa monarca representa la salud de los ecosistemas de América del Norte y su recuperación es responsabilidad de todos.

¿Qué podemos hacer?

A su llegada a los sitios de hibernación, la mariposa monarca convive con grupos humanos cuya fuente de ingresos está basada en el uso de la naturaleza y de los servicios que ofrecen sus bosques.

Por ello, el difundir la cultura del conocimiento sobre la naturaleza de México y los modelos actuales de manejo y conservación, como son las áreas protegidas, el manejo forestal y el ecoturismo, es primordial.

Así, la Conanp invita a seguir diversas acciones. La primera es el monitoreo ciudadano, subiendo fotografías y observaciones a la plataforma NaturaLista www.naturalista.mx/monarca, una plataforma digital de ciencia ciudadana desarrollada por la Conabio que trata de generar y difundir un mayor conocimiento sobre biodiversidad.

El establecimiento del diagnóstico sobre su ruta de vuelo permitirá identificar las acciones que debieran tomar Canadá, Estados Unidos y México para su conservación; además, la compleja tarea de identificar la ruta migratoria de la mariposa Monarca se torna fácil y atractiva si participa la ciudadanía.

Asimismo, para ampliar el conocimiento sobre esta especie, el sitio web #Soy Monarca contiene toda la información sobre la biología, reproducción, hábitat, migración, artículos científicos y acciones para la conservación de este fenómeno migratorio.

Además, se invita a los visitantes de los santuarios a respetar el código del turista responsable: seguir las indicaciones de los guías locales, no introducir alimentos, bebidas alcohólicas, ni mascotas a los santuarios, no fumar o hacer fogatas, permanecer en silencio, no usar flash, no permanecer más de 18 minutos en el santuario y, lo más importante, no molestar ni llevar mariposas.

[email protected]