¿Qué representa el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para México? Se trata de la institución dedicada por excelencia a promover y estimular el desarrollo de estos rubros en el país. Además tiene la responsabilidad de elaborar las políticas nacionales en la materia, incluso, ha diversificado su cartera de apoyos, incentivos y estrategias, como el Repositorio Nacional; plataforma digital de acceso abierto para consultar diversos recursos de información académica, científica y tecnológica del país, o los incentivos fiscales, que tienen como propósito integrar a la comunidad empresarial.

Para hacer un recuento de los logros y los faltantes el doctor Enrique Cabrero, director de la entidad, se reunió con periodistas.

Será un año importante para la ciencia y la tecnología en México, dijo, pues se estarán culminando los esfuerzos de trabajo a lo largo de cinco años. Sin embargo la economía del conocimiento tarda mucho más de seis años, por lo que el doctor Cabrero aseguró que los diversos actores, incluyendo al sector empresarial, tienen un consenso generalizado sobre lograr una visión a largo plazo: “La Academia Mexicana de Ciencias lo ha expresado, el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, el grupo de trabajo que coordina el doctor Graue de reflexión sobre la política de ciencia y tecnología; creo que hay evidencia de que, si tenemos una visión de largo plazo y logramos institucionalizar esta visión, las cosas van a ser más positivas para todos”.

Un ejemplo, dijo, es el Telescopio Milimétrico, la estructura más importante de ciencia en México, la cual tomó aproximadamente 20 años. “Si hubiéramos tenido una visión muy clara cuando se inició esto y un compromiso de todas las instancias, es una infraestructura que se hubiera resuelto en ocho o diez años, nos tomó el doble, por lo que no podemos seguir con esa dinámica de trabajo”.

Agregó que si bien en la política pública siempre hay la intensión de tener continuidad a lo largo del tiempo, en materia de ciencia y tecnología está obligada y vinculada al largo plazo. “Nosotros seguiremos promoviendo esta idea desde diversos foros y la comunidad científica y académica hará su parte para comprometer a las diversas instancias del próximo gobierno y darle continuidad a lo que ya se ha avanzado”.

El balance

Cabrero dijo que al tratar de ser objetivos y desde su condición de funcionarios públicos, pero como gente que también pertenece a la comunidad de investigación, en el balance se podrían destacar varias cosas:

“En aras de esa objetividad, este país nunca había hecho un esfuerzo tan grande en materia de ciencia y tecnología, la inversión pública en términos reales se incrementó alrededor de un cuarenta por ciento… Sin embargo la tarea de incrementar esa inversión pública sigue pendiente, es cierto que en 2017 y 2018 ya no se pudo seguir con el nivel de crecimiento que se había podido dar en los primeros cuatro años… Todavía no es suficiente, nosotros creemos que es necesario que el gobierno federal siga haciendo un enorme esfuerzo por los próximos años para que se logre activar también la inversión privada”.

Recordó que ningún país que tenga una posición importante en este rubro tiene la mayoría de inversión pública: “para que un país realmente se convierta en una potencia se necesita que la inversión privada esté por encima de la pública, en México no es el caso, las dos terceras o tres cuartas partes son públicas… Esto es normal, pero si mantenemos esta política, esto va a suceder en el sector empresarial en los próximos años”.

De manera más específica, sobre los logros y temas que no se deben abandonar en el futuro, se refirió al programa de Cátedras Conacyt para Jóvenes Investigadores, que en tres años ha recibido a más de 1,500 investigadores, también se refirió a la mejora significativa en la infraestructura de laboratorios nacionales y los esfuerzos por becas a más jóvenes.

Sobre este último punto, agregó que a pesar de las presiones presupuestales y los ajustes, con los 10,000 millones de pesos asignados en le PEF 2018 para este rubro, se garantiza la operación del Consejo, lo que incluye las más de 63,000 becas con un incremento de al menos 200 más y el Sistema Nacional de Investigadores con poco más de 20,000 integrantes.

Por último, el funcionario indicó que al menos los próximos diez años, la demanda de becas se incrementará de acuerdo a la estructura demográfica, por lo que Conacyt tiene que estar preparado para eso, pero también se requiere que otras instituciones educativas se vayan involucrando a través de créditos educativos, becas y asociaciones.

Agenda 2018

Los primeros eventos de transcendencia que tendrá el Conacyt durante 2018 serán la Sesión del Consejo General de Ciencia, Tecnología e Innovación, que es presidida por el Presidente Enrique Peña Nieto; la inauguración del Centro Nacional de Tecnologías Aeronáuticas (CENTA); y la entrega del Premio México de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Para los meses de marzo y abril se prevé inaugurar en la Ciudad de Durango, las instalaciones del Centro de Innovación y Competitividad en Energías Renovables y Medio Ambiente y el Consorcio para el Desarrollo del Sur (ADESUR), en Acapulco, Guerrero.

nelly.toche@eleconomista.mx