La nueva amenaza para el cine mexicano se llama Virtual Print Fee (VPF) pago por copia digital, cuota que nació en un acuerdo entre exhibidores y los grandes estudios de Hollywood.

Es una medida criminal de los exhibidores que quieren cobrar por cada copia digital… quieren que los productores mexicanos paguen eso y es un abuso , criticó Jorge Sánchez, director de La Casa del Cine.

Los exhibidores (Cinépolis, Cinemark y Cinemex) recuperarán su inversión en la transformación de sus salas a digital cobrando al exhibidor una cuota de 850 dólares por copia.

En mi opinión, productores y distribuidores seremos quienes vamos a pagar la digitalización de las salas de exhibición con esa cuota , manifestó el director de cine Everardo González.

En México, Cinépolis es la cadena más avanzada en el tema de la transformación digital con 1,492 salas con proyector digital de las 2,443 pantallas que tiene.

De hecho, hace unos días anunció una inversión de 300 millones de dólares en su proyecto digital que beneficiará al público, pero no se mencionó el precio que tendrán que pagar los distribuidores y productores del cine mexicano.

¿Quién crees que va a pagar eso? Primero los distribuidores y luego los productores , explicó Rodrigo Herranz, productor de Pastorela.

Para Everardo Gout, productor de Días de gracia, la cuota es algo incosteable para el cine mexicano.

Sólo lo puede hacer Hollywood que ya firmó contratos con los exhibidores; pero en México, la cuota va a acabar con mucho cine, productores y distribuidores pequeños .

El tema de la transformación de cines a lo digital es mundial y la inversión la hacen los exhibidores, quienes aseguran que los distribuidores son los que se benefician del ahorro que suponen las copias digitales, por eso tienen que recuperar parte de su inversión de alguna manera.

Lo que resulta un hecho, es que el espectador se beneficia, pues la calidad de la copia es mejor, aunque es muy probable que el precio de entrada al cine aumente, como ya pasa en algunos complejos.

Por su parte, Guadalupe Ferrer, directora de la Filmoteca de la UNAM, opinó que es parte de las condiciones desventajosas en las que cine mexicano se enfrenta a Hollywood. Hay que saber cómo van a ser las nuevas reglas de exhibición en esta transición digital .

El productor Rodrigo Herranz realizó un ejercicio muy interesante junto a la revista Toma de este mes.

Pastorela alcanzó un millón de espectadores con 255 copias de 35 milímetros que costaron cerca de 255,000 dólares… pero con el VPF hubiera llegado a 448,000 dólares, algo totalmente inalcanzable para el cine mexicano .

Para los productores de dos de las películas ganadoras del Ariel sería importante que el Estado se integrara a las negociaciones en beneficio del mercado.

Es necesario que el Estado tome en serio al cine como parte de la cultura; se tiene que hacer un fondo o buscar que los grandes distribuidores paguen la cuota… o no sé , dijo Herranz.

Es necesario proteger y arropar al cine mexicano porque temas como éstos son un escándalo mundial que sin duda afectará al cine mexicano , finalizó Gout.

La digitalización

  • 850 dólares la cuota del VPF (Virtual Print Fee o pago por copia digital).
  • 200,000 pesos puede ser el costo de digitalizar una sala.
  • 50% de las salas de ?Cinépolis ya está digitalizado.
  • 30% de las salas de ?Cinemark ya está digitalizado.
  • 16% de las salas de ?Cinemex ya está digitalizo.

[email protected]