Óscar Oliva, anunciado este jueves por el Seminario de Cultura Mexicana como ganador del Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines /Gatien-Lapointe 2019, por su compilado de poesía Escucha del mundo/ Tendiendo el mundo expresó en entrevista con El Economista que todo Estado debe apoyar la creación cultural con los espacios y presupuestos suficientes.

“Yo creo que el Estado mexicano y el Estado de cualquier país en el mundo deben de tener un programa cultural y artístico, dando los espacios necesarios, los recursos necesarios, para que todas las culturas, desde las culturas populares, indígenas, hasta otro tipo de culturas y apreciaciones, se desarrollen”, señaló el poeta.

“Por supuesto que yo no creo en cultura baja o alta cultura, ésas son imposiciones que nos han dado; tan hermoso y satisfactorio es escuchar a un flautista zoque, por ejemplo, que escuchar al gran flautista Horacio Franco, los dos están en el mismo nivel si los dos ponen pasión y alma en sus instrumentos”, dijo refiriéndose a la forma en la que la actual administración de Cultura ha catalogado las diferentes expresiones artísticas que convergen en México.

“El Estado mexicano sí debe de crear más universidades de arte, de construir centros culturales más amplios, debe de llegar a diversas entidades de nuestro país, por supuesto que se tiene que llegar a los lugares más pequeños a donde nunca se ha llegado; pero la cultura, el arte, la literatura y la tradición oral en nuestras lenguas originarias ahí están y jamás van a morir, siempre se desarrollarán pero si tienen la colaboración de la promoción cultural del Estado será muchísimo mejor”, opinó Oliva, quien ha sido jefe del Departamento de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literaura, jefe del Departamento de Cultura de la Dirección de Cultura y subdirector de Culturas Populares de la SEP.

Más publicaciones y talleres

Sobre el número de publicaciones en México, el poeta chiapaneco de 81 años dijo que es necesario “acrecentarla más, también los talleres literarios deben de expandirse y desarrollarse más”, en este sentido, Óscar Oliva, quien se ha destacado por su creación poética a partir de la realidad y la cotidianidad, expresó lo prometedor que sería “que estos talleres fueran también centros de investigación de la flora, de la fauna, de la ciencia que existe en nuestras pequeñas o grandes comunidades”.

“Los propios creadores de culturas populares, de culturas originarias y de otras culturas son los que deben impulsar todo esto”, aconsejó con base en su experiencia.

La poesía mexicana

Oliva también destacó que la poesía en México no sólo se trata de la que está escrita en español, “tenemos poesía en zapoteco, en zoque, rarámuri, etcétera, pero la poesía mexicana en lengua española tiene una gran tradición que nos viene del siglo XI, ésas son nuestras fuentes, recurrir siempre a los inicios de la poesía española y recurrir a otros puntos de referencia como el estilo babilónico, la gran poesía que da la Biblia, la gran poesía del Popol Vuh; si nosotros nos subimos a esos hombros poderosos, en la experiencia de esos pueblos enteros que hacían poesía, yo creo que la poesía mexicana continuará con gran vigor”, sentencia.

El Premio Sabines-Lapointe

Es un galardón entregado a escritores cuya obra se encuentra traducida del español al francés y viceversa e incluye un incentivo económico de 100,000 pesos, que será entregado al autor en dos partes, la primera en el mes de octubre en Canadá y la segunda en el mes de noviembre en México, por el Seminario de Cultura Mexicana.

La traducción de los poemas de Óscar Oliva fue realizada por Denys Bélanger y publicada en la edición de los textos de Forges (Trois-Rivières, Quebec), UNAM y Editorial Aldus en México.

El premio fue otorgado por unanimidad este lunes debido a que se trata de “una obra marcada por una sensualidad de la que surge una gran ternura; la fuerza de esta escritura se debe al encuentro del cuerpo, el corazón y la inteligencia”, apunta el acta del jurado integrado por los poetas Louise Dupré, Jean-Marc Desgent y Gaston Bellemare, quien es el presidente y fundador del premio, y que viajó a México para dar la noticia al poeta.

El galardón le será entregado al poeta Óscar Oliva en el Festival Internacional de Poesía, que se efectuará en la ciudad canadiense de Trois-Riviéres en octubre.

Este premio también ha sido concedido a los poetas mexicanos Alí Chumacero, Eduardo Lizalde, Elsa Cross, Juan Bañuelos, Coral Bracho, Francisco Hernández y María Baranda.

El escritor mencionó que Trois-Riviéres es una ciudad que también proviene de la cultura del agua con el gigantesco río San Lorenzo, una coincidencia que también aprecia en su natal Chiapas, donde hay ríos fundamentales como el Suchiate, el Usumacinta y el Grijalva, que forman un tejido particular en las comunidades. También mencionó que mucha de la tradición poética de Quebec es de origen latino, con el que también México comparte el legado de la retórica griega.

[email protected]