El Elegido, una película sobre el asesino de  León Trotsky, dirigida por  Antonio Chavarrías, es distribuida por Netflix y hoy busca alguna nominación al Premio Ariel, el máximo reconocimiento del cine mexicano.

Los productores de la película decidieron apostar por la plataforma  y no estrenar en salas comerciales como Cinépolis y Cinemex.

Según las reglas del Ariel, las películas que “no hayan tenido su primera exhibición publica en salas cinematográficas o Festivales Cinematográficos Mexicanos, no podrán ser inscritas. No son validos estrenos en Televisión abierta y por cable, Plataformas de descarga, Distribución en DVD o transmisión por internet”,  esto  hubiera impedido su nominación pero no.

Para evitar esto, los productores decidieron que la  película protagonizada por Alfonso Herrera se exhibiera al mismo tiempo en  la Cineteca Nacional y cines de arte para evitar ser descalificada y cumplir dichos requisitos.

Sin embargo, de alcanzar alguna nominación; sería la primera vez que una película distribuida primordialmente en Netflix consiga algo en el Premio Ariel que organiza La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

“Los productores tenemos que buscar nuestras propias estrategias, opciones y alternativas para las películas y estamos seguros de que tendrá un gran impacto, algo que la plataforma nos dará", señaló en su momento Mónica Lozano, la productora.

Un caso similar sucedió en el Oscar, donde la película  Mudbound tiene varias nominaciones y también fue distribuida por Netflix y sí, al mismo tiempo la estrenaron en algunos cines para que fuera considerada por la Academia.

Otra película que podría provocar polémica es Sueño en otro idioma dirigida por Ernesto Contreras, quien el año pasado asumió la presidencia de la Academia  Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas organizadores del Ariel.

Aunque no hay reglas que le impidan participar siendo el director de la AMACC,  de conseguir alguna nominación, causaría algunas críticas de parte de la comunidad.

Se desanima el Ariel

Ana y Bruno de Carlos Carrera y La Leyenda del Charro Negro de Fernando de Fuentes no participarán en la próxima entrega del Premio Ariel y la categoría a Mejor largometraje de animación quedó desierto.

Para la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, la categoría siempre ha sido un dolor de cabeza y para ésta edición sencillamente la desaparecieron.

En el caso de Fernando de Fuentes y la empresa Ánima, desde hace años decidieron no participar ante el maltrato que recibieron por parte de la Academia en otros años; por lo que La Leyenda del Charro Negro y ninguno de sus proyectos buscarán  un Ariel pese a su éxito en taquilla, la última película de “Las leyendas” ya superó los 100 millones de  pesos.

Mientras que Ana y Bruno, película de Carlos Carrera, la razón es el retraso en su estreno comercial.

La tan esperada película de Carrera llegaría a los cines el 13 de abril de este año pero se pospuso hasta el 7 de septiembre  con el fin de tener más tiempo para hacer la campaña publicitaria.

En el Premio Ariel solo han sido reconocidas: Una película de huevos de los hermanos Rivapalacio,  La leyenda de la Nahuala de Ricardo Arnaiz y La increíble historia del niño de piedra de  Miguel Ángel Uriegas, Miguel Bonilla, Jaime Romandía y Pablo Aldrete.

En el 2018 se esperan estrenos interesantes como Ana y BrunoDía de muertos y  Marcianos Vs Mexicanos entre otras películas animadas; un cine que busca el éxito en la taquilla pero al que también le vendría bien un reconocimiento dentro del cine mexicano.

144 películas fueron inscritas para participar en el Ariel 2018.

vgutierrez@eleconomista.com.mx