"No hay que ser demasiado utopista y creer que el cine cambia la vida o al mundo, pero lo que sí se puede hacer es mostrar realidades y en eso los cineastas ponemos nuestro granito de arena”, expresó el director belga Luc Dardenne.

Al participar en la 17 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), expresó que no es profeta ni adivino sobre cómo se desarrollará el futuro, tan sólo dice ser alguien que, junto a su hermano Jean-Pierre, busca mostrar de qué manera el ser humano encuentra la fraternidad, solidaridad, amistad y amor en otra persona.

"La desigualdad y la soledad cada vez son más graves. No sé cómo sea el futuro pero hay que luchar y nuestras películas forman parte de esto. Nosotros tenemos esperanza en la humanidad fraterna y las acciones son las que van a cambiar al mundo, no las películas, aunque nosotros ponemos nuestro granito de arena".

El ganador de varios premios en el Festival de Cannes por películas como "Rosetta" (1999), "El silencio de Lorna" (2008) y "El niño de la bicicleta" (2011) admitió que a lo largo de su trayectoria han retratado a personajes marginados por la sociedad, pero no sabría decir por qué les interesa hacerlo.

"Digamos que son los personajes que más nos gustan y nos encanta filmar. Creo que cuando retratas a alguien que es marginal en realidad filmas a la sociedad. Es una manera de tratar de entender lo que sucede en el mundo, de reflexionar acerca de las desigualdades".

Coproducirá en México filme sobre violencia a las mujeres

Celebró que, en ese renglón, se filmen historias acerca de la violencia que sufren las mujeres. De ahí que él estará coproduciendo con una cineasta rumana una película sobre este tema en México.

"Me gustan los filmes que aumenten la igualdad entre hombres y mujeres. Aquí (en México) hay muchas personas que han muerto mientras luchan contra la violencia y ellas merecen mucho respeto", subrayó.

En su caso, dice, "mi hermano y yo hemos intentado hacer películas de la manera más honesta posible, aquellas que sentíamos. Sin embargo, no creo que tengamos que dar una lección a nadie, el cine es tan variado, lo mismo que las series y las comedias. Creo que el cineasta debe hacer lo que sabe hacer y seguir siendo modesto".

"El verdadero cine se ve en pantalla grande, no en plataformas", sostiene.

Luc Dardenne, quien suma más de 40 años de trayectoria en el séptimo arte, también opinó acerca de la polémica con respecto a que las películas deban verse en una sala de cine o en streaming a través de plataformas digitales.

"Una película debe verse en una sala oscura con una pantalla más grande que el espectador. Las plataformas quieren que la gente se quede en la sala de su casa y en soledad, lo cual me parece peligroso porque ir al cine es como ir al café, a bailar o salir a ver un partido de futbol. Es ir al encuentro de los demás, esa es la vida".

A las plataformas como Disney, Netflix y todas las demás, dijo, se les debe hacer entender que el cine es el lugar ideal para ver una verdadera película, pues su pantalla está diseñada para eso.

"La propuesta de ellos es buena para ver series. Será una negociación dura, pero ojalá acepten que primero se presenten en una sala antes que en sus espacios. Las tecnologías pueden cambiar al mundo, pero nosotros también podemos implementar nuestros intereses. Eso llevará tiempo, pero podemos hacerlo", puntualizó.

Este sábado, en el segundo día de actividades de la 17 edición del FICM, el afamado cineasta recibió la Medalla de la Filmoteca de la UNAM, pues junto a su hermano Jean-Pierre ya forma parte de la Historia del Cine Mundial.

"Luc siempre nos invita a revisar la condición humana, a ver los rostros de la gente común y convertirlos en nuestros. Es volver esos diálogos y encuentros parte de nuestras vidas a través de su cine", expresó Hugo Villa, director de la Filmoteca de la UNAM.

El cineasta develó una butaca que lleva su nombre y que será colocada en una de las salas del complejo cinematográfico de exhibición Cinépolis de esta ciudad.