¿Por qué las casas ricas mexicanas tienen tantos baños? Eso se pregunta José Emilio Pacheco en Las batallas en el desierto.

Casas con cinco, seis, siete baños, una exageración acuática que pule y da caché. Como si los ricos de las residencias de Las Lomas quisieran asegurarse de la prédica escatológica, aquella de que el rey y el esclavo son exactamente iguales al morir y al descomer. Sí , parecen decir todos esos baños, pero yo tengo más opciones dónde cagar .

En la entrega de hoy del Archivo Gustavo Casasola don Guillermo de Landa y Escandón posa junto a su mujer en su residencia. Funcionario porfiriano, el señor De Landa y Escandón muestra esa tendencia de nuestros políticos de vivir a todo lujo y a todo dar. Un enorme candelero ilumina la escena: la descripción de la foto nos advierte que funcionaba exclusivamente con velas. Qué romanticismo.

Imagino los baños de la residencia Landa y veo candiles sin fin con velas y bañeras de porcelana y quizá jabones en forma de perro san Bernardo y criados cargando con toallas de oro y un dragón que mantiene caliente el ambiente... Soy hija de la clase media chilanga, no conozco muchos baños lujosos. Pero cuando yo sea millonaria en mi baño tendré más candiles que los de la casa de don Guillermo.

[email protected]