Un nuevo espacio de arte tomó la colonia Roma, se llama: Galería Klandestina, y busca provocar una encuentro distinto entre artistas contemporáneos y el espectador.

La primera exposición es Headphones, de Omar Zurita, artista que se enfrenta al público con obras donde los penes y las vaginas son parte de un juego entre lo sórdido y lo oscuro.

“Abordo temas como la pederastia, la decepción, la vanidad, la mentira, la corrupción, la autoestima y la no satisfacción de la vida personal”, dijo.

Según el artista, su obra está cargada de símbolos y metáforas que intentan expresar pensamientos oníricos, descontentos y muestran la imperfecciones perfectas del ser humano. Puede ser una obra un tanto molesta, no es moral ni erótica, sino social”.

La primera exposición de la Galería Klandestina ha tenido mucho éxito gracias a las obras de Zurita, donde “proyecta la vanidosa intimidad controlada en la que vivimos, a través de la trama visual de los órganos sexuales en lugar de rostros y expone en primer plano, la sexualidad como algo normal y natural del ser humano”.

Headphones permanecerá durante todo agosto y es una experiencia pop art que perturba y provoca con obras que asemejan ilustraciones sacadas de algún libro infantil, pero con el propósito de alertar sobre una sociedad grotesca.

“El arte de Omar Zurita evoca la posibilidad de renovar y de pensar de manera diferente las estructuras que rigen y normalizan a una sociedad. Se presenta sin miedo a expresar las cosas tal cual son, sin temor a criticar ni a ser criticado. Hay rasgos de ironía, de humor, de juego, de poesía, de teatralidad, de azar para representar, desde la pintura, el dibujo, el video, la fotografía y la escultura, el significado de la vida y del tiempo”, explicaron.

Paralelamente a Headphones se abrirán Las Noches Klandestinas, que dan bienvenida a la expresión artística en todas sus formas y donde sólo 35 invitados vivirán la experiencia.

“La galería y las experiencias nacen con la intención de acoger a todos aquellos artistas cuyas expresiones transgredan convencionalismos sociales; es un espacio sin censura, libre y sin límites tanto para el talento expositor, como para un público hambriento de nuevas experiencias y expresiones del arte”, dijeron los organizadores.

A partir del 1 de agosto (y último jueves de cada mes), la Galería Klandestina abre sus puertas para compartir con un pequeño grupo la experiencia de Las Noches Klandestinas.

“Se compondrán de una diversidad infinita de artistas plásticos, visuales, y la unión de diferentes manifestaciones artísticas que propicien un encuentro entre el arte y el espectador, lo que significa la provocación y el nacimiento de un klan unido por y para el arte”.

El acceso a Las Noches Klandestinas será a través de una palabra secreta que los interesados descubrirán por las redes sociales de la galería, que invita a una experiencia diferente y provocadora en su espacio.

[email protected]