De acuerdo con la American Cancer Society, el cáncer de pulmón es el segundo tipo más común que afecta tanto a hombres como a mujeres en cuanto a la población mexicana. Aunque no se conocen las cifras de este padecimiento, el porcentaje podría ser muy alto, porque desafortunadamente no presenta síntomas hasta que la enfermedad se encuentra en etapas avanzadas, dijola doctora Mónika Blake Cerda, radiooncóloga del Centro Médico ABC; como ejemplo, en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) el porcentaje de pacientes que ya tienen metástasis al momento del diagnóstico está por arriba de 80 por ciento.

Ante esta situación, hace dos años, el Centro Médico ABC y el Instituto Nacional de Cancerología iniciaron un protocolo (SBRT) de investigación en pacientes con cáncer de pulmón, con el objetivo de conocer el control y la sobrevida de los pacientes con enfermedad avanzada tratados con radioterapia estereotáctica.

“El abordaje multidisciplinario de terapias blanco y radiocirugía está triplicando la sobrevida media, eso es muy exitoso, porque además va de la mano con la calidad de vida”, señaló la doctora Dolores de la Mata, jefa de radioterapia del Centro Médico ABC.

En entrevista para El Economista, la especialista aseguró que hay un gran desconocimiento del valor de la radioterapia dentro del abordaje de un paciente con cáncer, “el 50% de los pacientes diagnosticados con cáncer en algún momento de la enfermedad deberían recibir radioterapia y hay estudios publicados que establecen que en países en vías de desarrollo no alcanzan ni 30 por ciento”. Por lo que debe haber un esfuerzo para implementar mayores unidades de radioterapia y radiooncólogos formados, “para que ese no sea un criterio para no beneficiarse en algo que, como este estudio demuestra, mejora la calidad de vida con buenos resultados”.

Agregó que el hecho de que México esté a la vanguardia haciendo estos estudios da oportunidad a pacientes de nuestro país de no tener que estar pensando que no reciben tratamientos de última generación. Además, se mejora la credibilidad de la investigación en México fuera de nuestras fronteras.

Una colaboración virtuosa

En muchos casos, a los pacientes se les aplica radioterapia externa, sin embargo, ésta causa daño al pulmón que puede ser transitorio o permanente, afectando la calidad de vida.

El doctor Óscar Arrieta, investigador del Incan y líder de este proyecto, explica: “Necesitábamos un cambio en las pruebas de función respiratorias, que se logra con radioterapia estereotáctica, que es un tratamiento con radiación ionizante en un sitio muy específico, que reduce los efectos sobre el pulmón evitando un daño mayor que el que produce la radioterapia externa”.

Pero muchos centros de salud del país no cuentan con la alternativa de radioterapia estereotáctica, como es el caso del Incan, por ello, el hospital ABC puso a disposición esta herramienta sin costo.

Por su parte, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias evalúa que realmente el tratamiento con radioterapia no genere daño pulmonar.

“Medimos las pruebas de función respiratoria antes y después del tratamiento con radioterapia estereotáctica, de esta manera tratamos de evaluar el efecto a corto y largo plazos, lo que encontramos es que los efectos son mucho menores, ya que los pacientes pierden alrededor de 5% de función pulmonar comparado con 20 o 25% con radioterapia externa, mejorando de esta manera su calidad de vida y evitando efectos adversos como inflamación del pulmón”, mencionó el oncólogo.

Este tipo de tecnología permite dar dosis muy altas en el tumor y no radiar de manera nociva los órganos sanos.

“Conseguimos no solamente controlar síntomas sino la enfermedad y eso también está impactando, junto con los fármacos, en beneficiar a los pacientes”, explicó la doctora de la Mata.

“En el 2015 empezamos a integrar a estos pacientes de una forma selectiva con grupos multidisciplinarios y a ver que estos pacientes con mutaciones o con alguna circunstancia de oligometástasis, es decir, una etapa 4 muy seleccionada y con tumores en poca cantidad y de tamaño pequeño, pueden recibir esta radioterapia”. Los resultados preliminares se publicaron en el Congreso Mundial de Cáncer 2018 y el seguimiento se hará en el 2019, “están manteniendo un resultado y las lesiones que se han tratado tienen una respuesta parcial de 90% a un año de seguimiento. Si pensamos que estos pacientes están en etapa 4, el resultado es muy bueno. Se ha mantenido a estos pacientes con buena calidad de vida y con fármacos diana dentro de su esquema de tratamiento, que es mucho mejor tolerado que la quimioterapia”.

Protocolos de investigación, puertas que se abren

“Contamos con estos grupos y líderes de opinión —tanto de oncología como de radiología— para que los pacientes encuentren aquí su nicho y no viajen a otro lugar”, dijo la especialista. Añadió que se trabaja con las empresas farmacéuticas y los hospitales para que entiendan este esfuerzo. “Hoy se hacen ensayos clínicos, en orden, forma y con toda la solidez para que cuando se publiquen los resultados tengan el mismo peso que fuera de nuestras fronteras”.