En el marco del Hay Festival Cartagena 2021, se llevó a cabo una charla sobre la importancia de preservar la cultura en tiempos de pandemia, este evento es un ejemplo de adaptación a la virtualidad pues de acuerdo con sus organizadores, es importante seguir promocionando la cultura en medio de la coyuntura actual.

“Lo que hace también este festival es sembrar semilla, dejar claro que la cultura en general debe ser una prioridad gubernamental, por ejemplo, Alemania puso a la cultura como un bien de primera necesidad en este rescate del país, en ese sentido el mensaje es, la cultura importa”, dijo Cristina Fuentes La Roche, directora internacional del Hay Festival.

En esta temporada 2020-2021 este evento cultural ha tenido que migrar del modelo físico al digital y Cristina Fuentes La Roche compartió sobre el reto que implicó esta adaptación. “Todo empezó con la sede en Gales, Reino Unido, era mayo 2020 y nos dimos cuenta de que sería imposible llevarlo acabo de manera presencial. En cuatro semanas tuvimos que desmontar un evento de 500 actividades pensado para lo físico y modificarlo y crearlo en digital, esto fue un éxito rotundo y esto se fue repitiendo en los diferentes festivales”.

Explica que un primer elemento fue que todos, tanto creadores, participantes y público, tuvieron las ganas de poder replicar la experiencia en el mundo digital, después fue enfrentar el esfuerzo creativo. También reflexiona: “Hay algo muy especial en esta forma de comunicarnos y conectarnos, estamos en nuestras casas pero juntos, nos hemos adaptado a que por ahora esta es la forma que tenemos y ha funcionado, hay una sensación de comunidad con intercambio de comentarios, donde la gente que no puede darle tres días a un festival, sí le brinda una hora de su tiempo, por ello los números de personas que están pendientes de estos eventos se han multiplicado”.

Recalcó que estos momentos han abierto la posibilidad de llegar a mucha más gente y que el mundo converse con los diferentes países donde se da el encuentro, sin embargo, la actividad es la gran protagonista de los Hay Festivales, “ese contexto humano, arquitectónico y cultural único que hoy hace falta, se le echa de menos”.

Cristina Fuentes concluyó que el modelo virtual ha llegado para complementar y quedarse, pero no para sustituir, pues la experiencia de reunirse a contar historias en el contexto de toda una cultura no es reemplazable. “El futuro probablemente será lo hibrido, ya no será raro que una parte del festival sea digital y la otra presencial”.

Nuevas oportunidades para los artistas

Para la escritora Rosa Montero esta época se trata de un nuevo aprendizaje  en un tiempo muy duro que todavía no termina, pero asegura que para resistir y recomponernos justo tenemos a la cultura, “necesitamos eso para ver un poco de luz en las tinieblas, para poder seguir siendo nosotros, es una vacuna de esperanza y una manera de luchar contra el coronavirus”. Recordó una frase del pintor y escultor francés Georges Braque, ‘el arte es una herida hecha luz’, así que aquí estamos luchando en la resistencia cultural”.

Particularmente para la comunidad de escritores, dijo, se ha abierto la posibilidad de la autoedición, de intentar blogs, promoción de los propios libros por internet, “varias posibilidades que antes no existían para este ramo, si el mundo editorial tradicional no te contrataba y no te publicaba estabas muerto, ahora no, el mundo tecnológico es el futuro, hay que adaptarse a ello y usarlo como armas a favor de uno”.

Agregó que los primeros tres meses de pandemia fueron arrasadores para la industria, pues nadie leía nada que no fuera sobre coronavirus, “pero después cuando empezamos a adaptarnos y cuando empezó esta nueva forma de vida, la gente comenzó a leer.  La pandemia nos está enseñando también las cosas que necesitamos, un punto muy importante es la cultura”.

El Hay Festival como oportunidad de promoción para los países

Gilberto Salcedo, vicepresidente de Turismo de ProColombia, aprovechó para recordar que en estos tiempos se ha buscado generar espacios gratuitos y virtuales, como ejemplo, en Colombia se han utilizado tres destinos fundamentalmente, Jericó, uno de los pueblos patrimonio por excelencia en el Departamento de Antioquia, Medellín y Cartagena.

“El Hay Festival es una gran oportunidad de promoción de Colombia como un destino cultural y de la realización de eventos de talla internacional. Se tienen grandes activos culturales, con 9 destinos considerados patrimonio mundial de la humanidad, 84 pueblos indígenas, 60 lenguas nativas, 10% de afrocolombianos y con 1025 ritmos musicales y 157 géneros diferentes estamos viendo en este turismo cultural o naranja, como lo ha llamado el gobierno nacional, una forma de potenciar a Colombia”.

nelly.toche@eleconomista.mx