La American Management Association (AMA, por sus sigla en inglés) hizo un análisis de la distinción entre hacer y saber hacer en el ámbito laboral, con el que pretende mejorar las competencias de los empleados en su carrera laboral.

La AMA informó en un comunicado que alrededor de 70% de los profesionistas que ocupan un cargo no tienen las habilidades suficientes para ser competentes y desempeñarse al 100% en su puesto. La diferencia, según la AMA, radica en que no conocemos la diferencia entre "hacer y saber hacer".

Una de las razones por las que los profesionistas no "saben hacer" se encuentra en el sistema educativo, explicó la AMA en un comunicado. "El sistema escolar del país sólo desarrolla la parte del saber; no está diseñado para transmitir y desarrollar las habilidades necesarias que el profesionista requiere".

La AMA explicó que a pesar de sumar conocimientos en las diferentes etapas de la vida educativa, los profesionistas siempre estarán a la deriva debido a que no obtienen los conocimientos necesarios para la vida laboral. "La formación escolar es sólo la teoría y el principio de la carrera profesional. La vida laboral se trata del saber hacer y el saber ser, esa gran parte del pastel que se desarrolla adquiriendo habilidades y convirtiéndote en un profesional competente en la práctica".

La AMA sugiere que "el proceso de formación y desarrollo de profesión deberá permanecer a lo largo de toda la vida activa de cualquier persona para no quedarse atrás en la carrera, o más bien maratón profesional y ser un profesionista con ética, llenando realmente las expectativas requeridas y que su puesto exige según distintas circunstancias". La AMA sugiere que tanto el profesionista como las empresas deben cargar con la responsabilidad de cubrir el hueco existente entre el talento natural y el desempeño deseado.

"El éxito y la trascendencia de una empresa recaen al 100% en las habilidades de su equipo para sobrevivir en el mundo de los negocios cada vez más globalizado y estar un paso adelante", informó la AMA.

Este contenido se publica como parte de una alianza estratégica entre AMA (American Management Association) y El Economista.

rarl