Cuatro adultos hipsterianos, pseudointelectuales y ninis, con ascendencia alemana, han consumido la herencia de sus padres y ahora no saben qué hacer con sus vidas. Éste es el planteamiento de la obra Villa Dolorosa, de la dramaturga alemana Rebekka Kricheldorf, quien, a su vez, se basó en la obra Las tres hermanas, el clásico de Chéjov.

En Villa Dolorosa, Kricheldorf denuncia la decadencia del snobismo y la actitud imperialista representada en los personajes principales, Masha, Olga, Irina y Andrei, y en su actitud ante la vida; de manera muy similar a como lo hace Chéjov con su obra.

La historia encaja perfecto en la situación social de nuestro país donde las clases privilegiadas denotan clasismo, racismo y discriminación, como bien lo vio la directora de este proyecto en México, Silvia Ortega Vettoretti.

La obra que se presenta en La Teatrería posee guiños estilísticos que varían entre el teatro antinaturalista, el teatro del absurdo y existencialista. Aunque la actriz Mahalat Sánchez siente un dejo de sitcom: “Es una comedia rápida de chiste ingenioso e intelectual y de mucho ritmo. Si se estuvo trabajando con el ritmo, esa ha sido la nota predominante”.

“La obra paralelamente se ha montado en varios países, y Silvia estuvo revisando montajes en Francia, una versión lenta y profunda, todo en subtexto, pero resultaba súper aburrida. Vio una versión en Canadá llevada al clown, y dice que vio otra en Alemania llevado al expresionismo, con reacciones exacerbadas, un tono en el que los latinos no estamos familiarizados. Y luego vi una versión italiana que tenía mucho humor y ritmo, y quizá por lo latino era lo más cercano a lo que propone Silvia”, comentó Mahalat quien interpreta a Masha.

Además del tema de clase, Mahalat encuentra una cuestión generacional con la que los nacidos en los 70 y 80 se pueden identificar: “Los personajes de la obra no han logrado construir una relación amorosa estable, ni estabilidad económica, ni respaldo emocional. No son espíritus libres que caminan por el mundo de manera equilibrada. Su padres eran doctos y leídos, y les otorgaron todo para que tuvieran un camino exitoso pero hay algo fallido. Y... qué ocurre en estos países como Noruega y Suecia, que han apostado por el individuo, por el no depender de la sociedad, y dices por qué tanto suicidio, porque aparece un sujeto en un parque (Anders Breivik) y mata a 77 personas, si se les dio todo, si es primer mundo”.

“La obra cuestiona a esas generaciones que se han resistido a construir familias, a tener hijos, a tener profesiones ordinarias o a cualquier camino que les represente repetir el modelo de sus padres”, concluyó la actriz.

Complementan el elenco de Villa Dolorosa: Daniela Zavala, Paula Watson, Renata Wimer, Sheila Flores, José Carriedo y Salvador Hurtado. La obra se presenta los martes y miércoles a las 8 de la noche en La Teatrería.

@faustoponce