La Organización Mundial de la salud ha aceptado la recomendación del Comité Directivo Internacional del ensayo clínico Solidaridad sobre tratamientos contra la Covid-19, para suspender las líneas de investigación con hidroxicloroquina y lopinavir / ritonavir.

Esto se determinó debido a que los resultados provisionales del ensayo muestran que los fármacos o principios activos a los que se hace referencia producen poca o ninguna reducción en la mortalidad de los pacientes hospitalizados con Covid-19 en comparación con la atención estándar.

Recordemos que el ensayo Solidaridad fue establecido por la OMS y organismos de investigación asociados alrededor del mundo para encontrar tratamientos eficaces contra la Covid-19 en pacientes hospitalizados. Las opciones terapéuticas hasta el momento estaban enfocadas en el uso de remdesivir; lopinavir/ritonavir; y lopinavir/ritonavir con interferón ß-1ª. Al 1 de julio de 2020, cerca de 5,500 pacientes se han inscrito en 21 de los 39 países que tienen aprobación para investigar.

En el caso de la hidroxicloroquina, desde el pasado 17 de junio de 2020, la OMS ya había anunciado la interrupción del grupo de tratamiento con el ensayo clínico Solidaridad, pero esta decisión fue reiterada luego de una revisión de la evidencia de todos los ensayos presentados en la Cumbre de la OMS este 1 y 2 de julio sobre investigación e innovación de Covid-19.

Cabe aclarar que esta decisión aplica solo para la realización del ensayo Solidaridad en pacientes hospitalizados y no afecta la posible evaluación en otros estudios de hidroxicloroquina o lopinavir / ritonavir en pacientes no hospitalizados o como profilaxis previa o posterior a la exposición para Covid-19.

Sigue la búsqueda de posibles fármacos

En el mundo la búsqueda de posibles fármacos que permitan ampliar las posibilidades de tratamiento contra Covid-19 continúan, en México, por ejemplo, El doctor Gonzalo Aranda Abreu, del Centro de Investigaciones Cerebrales de la Universidad Veracruzana, junto con otros investigadores han propuesto el uso de la amantadina para tratar a pacientes infectados con coronavirus e incluso para prevenir el desarrollo de la enfermedad. La amantadina es un medicamento de bajo costo que se utiliza en pacientes con mal de Parkinson, pero que es también antiviral. Está aprobado por la FDA (Food an Drug Administration) para el consumo humano y con bajos efectos secundarios.

Ellos documentaron un primer caso diagnosticado con Covid-19 y con antecedentes de diabetes, esto fue publicado en la Revista científica Journal of Medical Virology. Utilizando la amantadina como principal medicamento para eliminar el virus; se logró el resultado esperado en un promedio de 6 días. Dicho por el investigador, esto también se ha podido replicar en 30 personas más, con una variación de días de acuerdo con los síntomas.

El biólogo molecular y su equipo dejó de lado su investigación principal sobre Alzheimer para investigar el nuevo coronavirus. “Como investigadores y científicos en las instituciones tenemos que buscar alternativas, desde principios de enero nos pusimos a investigar con modelos computacionales el uso de la amantadina y las pruebas han sido favorables”, se trata además de un tratamiento accesible, pues su costo es de entre 350 y 450 pesos por 30 cápsulas.

A raíz de la publicación incluso han surgido nuevas propuestas para líneas de investigación, desde Pensilvania y España, doctores que trabajan con pacientes con Parkinson han notado que quienes previamente ya tomaban este fármaco no se han contagiado aun con contactos directos, sugiriendo una especie de medicamento profiláctico.

Estos casos aún anecdóticos, pues son muy pocos para considerarse para su uso masivo, sugieren más investigación en esta línea y la posibilidad de extrapolar los resultados a más pacientes en esta emergencia sanitaria, el doctor Aranda también aprovechó para recordar a los ciudadanos que no es prudente auto medicarse, “es necesario acudir con los especialistas, quienes día a día se están informando de los hallazgos y sus alcances”.

Contribución mexicana

• Los investigadores mexicanos participantes de la publicación han dejado abierta la información y sus datos para poder ser consultados por otros grupos de trabajo en el mundo y que se amplíen las investigaciones al respecto.

• El documento puede ser consultado a través de la siguiente liga: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/jmv.26179

[email protected]