La Noche de las Estrellas es una fiesta astronómica, en México se realiza desde el 2009. A partir de entonces se ha registrado una asistencia de alrededor de un millón y medio de personas, con el trabajo de 40 mil colaboradores que han hecho posible cada edición.

Se ha catalogado como el evento masivo de divulgación de la ciencia más grande e importante de Iberoamérica.

Inspirado por la Nuit des Étoiles, creada en Francia en 1991, unió el trabajo y talento de astrónomos profesionales y aficionados con el objetivo de acercar el conocimiento de forma lúdica y gratuita a la mayor cantidad posible de personas.

Esa noche, astrónomos profesionales y aficionados colaboran mano a mano en la atención a los telescopios, con la única intención de acercar la ciencia a la sociedad y mostrar la belleza de una observación del cielo.

Este próximo 25 de noviembre habrá talleres de ciencia, eventos culturales, conferencias de especialistas y observación con telescopios, en más de 100 sedes a lo largo y ancho de la república.

Las actividades son familiares y gratuitas

“La astronomía ha demostrado ser un excelente puente para acercar a los futuros científicos, tecnólogos, maestros y tomadores de decisión de nuestro país a la ciencia. Quienes forjando una conciencia y un pensamiento crítico, se comprometerán con el conocimiento que generan la educación, la ciencia y la tecnología, ternas del verdadero desarrollo y grandeza de un país”, señaló el director del Instituto de Astronomía de la UNAM, Jesús González González en conferencia de prensa.

1957, detonante de ciencia y tecnología

Este año el lema del evento es El espacio revolucionando tu vida, además se celebran 60 años del lanzamiento del Sputnik 1.

Alrededor de las 11:30 de la mañana, tiempo de México, del 4 de octubre de 1957, fue lanzado con éxito desde el puerto ruso de lanzamiento espacial, Cosmódromo de Baikonur, el primer objeto construido por el ser humano que era capaz de salir de la Tierra y dar vueltas en torno a ella: el Sputnik 1.

Desde ese momento, los horizontes de acción de la humanidad se ampliaron, en las décadas subsecuentes se presenciaron grandes avances tecnológicos con sondas espaciales, animales, astronautas y cosmonautas orbitando nuestro planeta; equipos de personas de diferentes países e idiomas trabajando juntos a 400 km de altura, alunizajes e instrumentos científicos visitando otros planetas, explica el texto de Nahiely Flores Fajardo, astrónoma mexicana y divulgadora.

Toda esta tecnología cambió nuestra forma de vida con comunicaciones instantáneas, auxiliares auditivos, alimentos deshidratados, aparatos de ejercicio estático, pañales de muy alta absorción y sistemas de geolocalización en nuestros celulares. Éstas han sido tecnologías derivadas de la exploración espacial, que llegaron hasta nuestros hogares para quedarse.

Esta revolución, explica la también organizadora de La Noche de la Estrellas 2014 en China, con casi 8,000 asistentes, la inició la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y los Estados Unidos de Norteamérica la continuaron. Sin embargo, hoy en día, más de 25 países, entre ellos México, cuentan con sus propias agencias espaciales, las cuáles se encargan de la política del desarrollo espacial y de la educación en torno a sus temas.

China, Europa, Japón, India, Ucrania, Francia, Israel y Brasil se han sumado a la exploración espacial lanzando sus propias naves y muchos más países se han unido desde sistemas en tierra, recibiendo y analizando datos, desarrollando materiales y recursos humanos especializados que, el día de mañana, serán los que continúen con el desarrollo de ciencia y tecnología espacial.

Este año, La Noche de las Estrellas celebra los 60 años del lanzamiento del Sputnik 1, que marcó el inicio de la gran aventura espacial y aceleró el desarrollo tecnológico y científico de varias disciplinas, incluyendo la astrofísica.

Para saber sobre el programa puedes visitar la página www.nochedelasestrellas.org.mx.

[email protected]