Kickstarter celebra este año una década de financiar proyectos artísticos independientes. La plataforma de fondeo colectivo creada en el 2009 por Perry Chen, Charles Adler y Yancey Strickler tardó casi una década en volverse una realidad, pero todo empezó gracias a una idea fallida. 

En el 2001, Chen era en ese momento un músico que tenía ganas de invitar a dos DJ’s a que tocaran en una fiesta en Nueva Orleans. El joven emprendedor buscó un foro, contactó a los organizadores y se dio cuenta que su idea era imposible de realizar por una cuestión: el costo. No tenía las capacidades para cubrir los costos. Para no hacerles larga la historia, ese concierto nunca se llevó a cabo. 

Aunque el proyecto no prosperó, Chen pensó que debería de existir un sitio donde la gente pudiera ayudar a financiar un concierto y donde sólo se les cobraría si se realizaba el evento. De ahí surgió la base para crear esta innovadora plataforma de financiamiento hecha para los artistas. 

“Kickstarter nació con la intención de agregarle al sistema de las industrias creativas que les diera a los artistas, diseñadores y creativos en general, la opción de tener independencia creativa y tener modelos de financiamiento alternativos… sin tener que depender de algún tipo de beca gubernamental o de la iniciativa privada”, dice Georgina Rovirosa, gerente internacional de Kickstarter México en entrevista telefónica con El Economista.  

A lo largo de sus 10 años de historia, más de 16 millones de pequeños inversionistas han financiado 163,988 proyectos de distintas índoles, equivalentes por 4,300 millones de dólares. El visor de realidad virtual Oculus Rift, que fue adquirido por Mark Zuckerberg y Facebook, nació de una iniciativa financiada en esta plataforma. Artistas como De La Soul y Amanda Palmer han logrado financiar sus proyectos discográficos a través del sistema de financiamiento colectivo de la plataforma. 

Kickstarter llegó oficialmente a México hace tres años, luego de que en noviembre del 2016 absorbió las operaciones de Fondeadora. “En su momento lo hicimos en una alianza con Fondeadora, que dejó de existir como tal, y nosotros nos hicimos cargo de la comunidad en México. Vamos para tres año y medio, y desde entonces 85 millones de pesos se han ido a proyectos creativos en México”. Los proyectos de cine, arte y videojuegos son los preferidos por los mexicanos y “refleja cómo están constituidas las industrias creativas en México”, agregó. 

Uno de los principales retos a los que se enfrentaron a su llegada a México era cómo concientizar a las personas sobre el modelo de financiamiento que ofrece la plataforma y que la gente entendiera lo que es el crowdfunding

“Mucha gente cree que llegar a Kickstarter es que te van a dar dinero fácil o gratis, o que van a invertir en tú proyecto o idea, y no es así. Nosotros funcionamos con un sistema basado en recompensas en el que la gente apoya tu proyecto porque cree en él, donde creas una comunidad alrededor de tu proyecto y a esta comunidad, a cambio de apoyar este proyecto, le das una recompensa… como un agradecimiento en tu película o un regalo”, dice Rovirosa.  

En México los proyectos a financiarse tienen una tasa de éxito de 27%, de los 3,334 proyectos que se han lanzado, sólo han tenido éxito 877. Uno de los proyectos con que mayor apoyo ha recibido  recientemente en la plataforma es la película documental Por qué la vida es así, del director y locutor Olallo Rubio, que recaudó un millón 606,269 pesos de la mano de 1,916 patrocinadores y cuyo lanzamiento se prevé para finales de este año. 

Este 2019, Kickstarter participará por tercer año consecutivo en una iniciativa realizada en conjunto con Design Week “para hacer realidad 10 proyectos de cerámica que van a estar en exhibición en el Museo Tamayo durante la semana del diseño en octubre”, confirmó la gerente internacional de Kickstarter México. 

La misión de Kickstarter en México sigue estando enfocada en la independencia creativa de los artistas y ahora quiere que las comunidades de creadores en México estén más unidas e interconectadas y salirse más allá de las grandes ciudades mexicanas como la CDMX, Guadalajara y Monterrey. “Hemos estado enfocando nuestras energías y nuestro tiempo en tratar de conectar con comunidades fuera de la Ciudad de México, porque sabemos que el país es increíblemente rico y diverso en cuanto a creatividad”. 

En palabras de Georgina Rovirosa, uno de los objetivos de Kickstarter es que las comunidades artísticas en México sigan creciendo y que “este movimiento que ya estamos creando en la Ciudad de México, lo podamos replicar en ciudades fuera del país”, agregó. 

 an[email protected]