¿Zombies en Cuba? la sola idea ya es motivo suficiente para ir al cine ante la insólita premisa de Juan de los Muertos, dirigida por el español Alejandro Brugués con actores cubanos y españoles en un proyecto cobijado por Alex de la Iglesia como productor.

De pronto, en la Habana, Cuba comienzan aparecer zombies hambrientos, para muchos, son parte de un complot de los Estados Unidos otros creen que son simplemente disidentes revoltosos dispuestos acabar con el sistema cubano.

Pero en medio del caos, aparece un héroe, Juan de los Muertos (Alexis Díaz de Villegas) quien hasta entonces era un bueno para nada; así, bajo el slogan de "matamos a sus seres queridos y acompañado de un singular equipo comienza a terminar con cada uno de los muertos ya sea a palos, canicas y hasta patadas.

Armado con un remo, Juan de los Muertos comenzará su trabajo sin importarle realmente la causa de todo el caos en la isla, el ficticio y el real, una habana entre ruinas que sólo él entiende y se niega a dejar por más que sus hermanos se tiren al mar rumbo a Miami.

Juan de los Muertos es importante por muchas cosas, entre ellas, que sea una de las primeras películas independientes que autoriza el gobierno de Cuba y dos porque se atreve a rehacer un tema mil veces tocado como son los zombies a los que, curiosamente parece darles nueva vida con el nacimiento de una saga sobre Juan de los Muertos.

Pero en medio de las risas, las extravagancias, errores de filmación, las vísceras y cerebros, existe una subtrama, la realidad de Cuba y los zombies siempre han sido un excelente pretexto para abordar problemas sociales y políticos.

El mayor mérito de la película es no ser anti Castro, ni pro Estados Unidos, Juan de los muertos y los cubanos hablan de sus ideas y realidad; se ríen de su propia desgracia y vida diaria mientras ven como su ciudad se derrumba, el capitolio cubano estalla y el edifico más alto de la Habana colapsa mientras al fondo hasta el Che Guevara parece divertirse.

No voy a revelar ninguno de los gags, curiosidades y absurdos de esta maravilla porque sería arruinarle la película, pero créame que sí George Romero reinventó el cine de zombies, los cubanos les dieron mojitos y literalmente los pusieron a bailar son.

[email protected]