Como este diario publicó en la edición de este jueves, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2022 (PPEF 2022), entregado el miércoles por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) al Poder Legislativo, propone un incremento en el Ramo 48, Cultura, que pasa de 13,985 millones de pesos (mdp) en el ejercicio fiscal vigente a 15,028 millones previstos para el próximo año, es decir, un incremento en bruto de poco más de mil millones de pesos, pero en valores reales, considerando el factor inflacionario, el incremento se ajusta a unos 500 mdp, el 3.6 por ciento.

Para el caso específico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el PPEF 2022 contempla 4,011 millones 157,057 pesos que, frente a los 3,668.5 millones del ejercicio fiscal actual, supone un incremento bruto de poco más de 342 mdp.

Los programas presupuestarios más beneficiados dentro del INAH son Protección y Conservación del Patrimonio Cultural, que, de aprobarse así el proyecto, pasaría de 1,891 mdp en el presente año a 1,981.6 millones para 2022, es decir, un 5% de incremento bruto.

El presupuesto para Investigación Científica, Arqueológica y Antropológica pasaría de 129.9 a 136.9 millones de pesos, un incremento bruto de 5.2%, mientras que para Fomento y Promoción de la Cultura se prevén 915.5 mdp, un 4.8 por ciento.

“Es bueno señalar que la investigación se reconoce con algún recurso adicional, qué bueno que hay preocupación en incrementar los montos para la conservación”, declara en entrevista el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del INAH. “Ahora bien, sin duda alguna el instituto tiene necesidades muy por encima de este monto y en parte, habitualmente, estas necesidades se atienden con los ingresos autogenerados y como se sabe, esos ingresos se vinieron abajo en 2020 y este año todavía no se han podido nivelar. Confiamos en que el próximo año los ingresos propios se nivelen”.

El funcionario compartió que en 2019 se habían superado los 800 millones de pesos vía autogenerados e indicó que el objetivo para el próximo año, con “un esfuerzo grande”, podrían acercarse a 1,000 mdp. Esto porque, dijo, para que el instituto pueda operar con un “presupuesto indispensable” se requieren 5,000 mdp anuales, mil más de lo destinado en el PEF 2022. Pero este año esa meta no se logrará, dado que, calcula, difícilmente se rebasarán los 300 millones por autogenerados.

Comparte que el principal déficit estructural e histórico que enfrenta el INAH yace en el presupuesto para cubrir los servicios personales y este, dice, lleva hacia el final de cada año a requerir “un apoyo adicional” de parte de las secretarías de Cultura y de Hacienda.

“En los otros capítulos en realidad no estamos tan desprovistos, es solo en el Capítulo 1,000. Estamos platicando con Hacienda sobre cómo hacer frente al déficit que tiene que ver con una serie de prestaciones y derechos de los trabajadores, sistemas escalafonarios y de promoción de nuestros profesionistas, así como con la plantilla del personal eventual. El activo más importante para una institución como el INAH es su capital humano en todos los niveles. Necesitamos darles suficiencia presupuestal”.

No hay daños estructurales por sismo, afirma

Por otro lado, el funcionario comparte que no hay daños graves en el patrimonio protegido por el INAH a causa del sismo de 7.1 grados que golpeó la zona centro del país la noche del pasado martes con epicentro en el estado de Guerrero. Precisa que solamente se han reportado “afectaciones menores”, sobre todo en el mobiliario museográfico, bienes muebles y acabados arquitectónicos que serán atendidos. Uno de esos casos es en la zona arqueológica del Templo Mayor, donde se reportan desprendimientos de aplanados de estuco, nuevas grietas en distintas etapas constructivas del patrimonio y viejas grietas que volvieron a abrirse.

“Sí tenemos un inventario de afectaciones, pero no son del nivel que tuvieron en 2017 y en general no son daños estructurales”, afirma.

El director general del instituto reconoce el incremento sugerido en el paquete económico para el próximo año; sin embargo, señala la necesidad de aproximarse a los 1,000 mdp por autogenerados para operar con lo indispensable; este año estima que difícilmente superarán los 300 mdp por esa vía

El director general del INAH habló con El Economista para hacer una primera valoración del presupuesto para 2022. foto: cortesía

No alcanzará, advierte

“Hay inutilidad en valorar un presupuesto inercial”: GRECU

Consultadas sus impresiones sobre el PPEF 2022, Eduardo Cruz Vázquez, coordinador del Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU) y Paso Libre, opina: “la Secretaría de Cultura no ha tenido a bien presentar en ninguno de los ejercicios fiscales de su gestión, un informe de gastos e impacto del presupuesto asignado. Dicho de otra manera: ni de cómo se lo gasta y mucho menos de cómo se erogó. Por ello hay inutilidad en valorar lo que es, desde antes del ‘cuatroteísmo’, simplemente un presupuesto inercial”.

Estima que la Secretaría de Cultura preserva con devoción “las malas costumbres” de sus antecesores, como no deslindar ante la opinión pública la comprensión de los componentes del presupuesto, puesto que, dice, más del 70% se va en sueldos y demás asignaciones no programables. “En tres años de administración, ha sido imposible que las autoridades cumplan con una obligación de hablar de peso sobre peso”.

Razona que lo que al final apruebe el Congreso, una vez más no alcanzará para detener la precarización del campo. “Desde hace años, los montos asignados no logran ser suficientes para atender los rezagos históricos de bienes y servicios. Más aún en esta era en la que desaparecieron los “etiquetados” y múltiples programas de financiamiento, una derrama que al estar ausente, ha causado enormes estragos en el sector cultural”.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx