Cancún, Quintana Roo.- Los hoteles deben contar con licencias de derechos de autor para usar obras audiovisuales dentro de sus habitaciones, incluso si tienen contratado un servicio de televisión por cable o satelital (que no cubre tales derechos), informó la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales México (Egeda México).

La advertencia de la Egeda México se basa en la sentencia dictada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al amparo directo en revisión 4040/2019 en el que determina que:

“Del estudio de la doctrina sobre la comunicación pública, en las sentencias de otros países, y a partir de las propias decisiones de este Alto Tribunal, resulta evidente que el acto de comunicación pública debe estar protegido y garantizado por el Estado a través del cumplimiento que realicen los hoteles para pagar derechos de explotación de una obra audiovisual por el hecho de tener televisores instalados en sus habitaciones, toda vez que deben ponderarse los derechos adquiridos por el autor.

“Así, esta Primera Sala considera que conforme al principio pro persona previsto en el artículo 1°; y conforme a los artículos 27 y 28 Constitucionales, en relación con el artículo 6, fracción III de la Ley Federal del Derecho de Autor, debe interpretarse que el artículo 11 Bis del Convenio de Berna, fracción II, establece que cuando los hoteles retoman obras radiodifundidas por un cableoperador o empresa de televisión restringida y las difunden internamente por hilo (cable) a las habitaciones requieren de una licencia propia para hacer esa tercera comunicación.

“La comunicación pública de obras dentro de las habitaciones de los hoteles no representa un acto de 'molestia', de 'intromisión' o 'invasión' a la privacidad de sus huéspedes, pues estos se mantienen incólumes frente a tales actos, por tanto, se salvaguarda su privacidad y la inviolabilidad de su domicilio. Y, por el contrario, toda vez que, efectivamente, se trata de un acto de comunicación pública, es indispensable la realización del pago por la retransmisión de las obras protegidas”.

Según la Egeda, la Corte tomó en cuenta que la comunicación es pública no solo cuando es recibida en un lugar público sino siempre que —como es el caso de los huéspedes de un hotel— la transmisión es distribuida por una intermediaria hotelera, en un lugar al que el público tiene acceso entre personas que no necesariamente forman parte del círculo familiar o amigos íntimos”.

Dicho de otra forma, se trata de un acto de intermediación entre la programación que se recibe mediante la radiodifusión tradicional —o a través de un satélite de radiodifusión o de distribución—, en la que el público no recibe el programa directamente sino a través de una retransmisión. Ello quiere decir, o implica, que el carácter “privado” de los dormitorios de un establecimiento hotelero no impide que pueda considerarse como pública la comunicación que se hace dentro de sus habitaciones, añaden.

La Egeda de México dijo congratularse de la decisión tomada por nuestra Suprema Corte en un juicio de amparo promovido por Licencias y Servicios Audiovisuales (LYSA) contra un tribunal civil que había determinado, incorrectamente, que no puede haber comunicación pública en habitaciones de hotel por equipararse estos a los domicilios privados.

Cinco hoteles demandados

Hugo Alday, experto en propiedad intelectual, explicó que el amparo fue interpuesto por la firma Licencias y Servicios Audiovisuales S.A. de C.V. (LYSA), titular de los derechos patrimoniales de obras audiovisuales en México, lo cual la faculta para otorgar licencias de comunicación al público y/o exhibición del material representado por medio de pantallas en lugares como bares, restaurantes, salas de espera, lobbies, club de niños y todo lugar abierto al público, cualquiera sea el medio por el cual se hace la comunicación (televisión abierta, cable, dvds, streaming.

Aseguró que el menos en Cancún existen desde junio del año pasado al menos cinco hoteles en litigio con LYSA, la cual les exige el cobro de derechos de autor por material audiovisual exhibido en dichos inmuebles sobre el cual la empresa tiene la titularidad en México.

Una vez que el fallo de la Corte da la razón a la demandante en el sentido de que es procedente el reclamo de pago por derechos de autor, el experto adelantó que los hoteles no tendrán más remedio que pagar, y la ley prevé el pago de hasta 40% sobre los ingresos totales de centro de hospedaje, por lo que las implicaciones de este fallo son muy importantes para la industria turística a nivel nacional.

Anticipó que pronto otros organismos que también poseen la titularidad de los derechos de obras audiovisuales seguirán los mismos pasos de LYSA y los hoteles ya no tienen ningún otro recurso legal más que acatar el fallo de la Corte.