Este año no sólo será difícil para los mexicanos por la incertidumbre económica, sino también por el alza en los precios de los boletos para conciertos, museos, zonas arqueológicas y otros rubros del entretenimiento.