La noche del martes, la Academia Mexicana de Ciencias entregó por primera vez en su historia el reconocimiento de nivel más distinguido de membresía previsto en sus estatutos, el diploma de Miembro Titular, a un grupo selecto de 66 investigadores.

El Dr. José Sarukhán Kermez, quien dirigió un mensaje en nombre de los nuevos miembros titulares, pidió a la sociedad darse cuenta que muchos de los elementos que inciden en su bienestar son derivados del trabajo de investigación, y que si bien la labor de las universidades es la formación de nuevas generaciones de profesionistas, tal formación será enormemente limitada si no está basada en la capacidad de sus maestros para generar nuevos conocimientos.

La tarea de comunicar a la sociedad, la importancia de la investigación para el bienestar de la sociedad y el desarrollo del país son aspectos de los que hemos sido remisos como comunidad científica , dijo.

Sarukhán se mostró confiado, asimismo, de que la AMC abordará con urgencia el dilema demográfico que la ciencia mexicana está viviendo con la anormal pirámide de edades que refleja un envejecimiento de la planta de investigadores y a la incapacidad del sistema de educación superior para ampliar el número de plazas de investigación o de abrir nuevas universidades basadas en investigación