En entrevista con El Economista el escritor y periodista Tomás Granados Salinas, quien fuera gerente editorial del Fondo de Cultura Económica (FCE) hasta el año 2016 dijo que es difícil estimar las pérdidas que implicaría que el FCE no tenga presencia en la Feria del Libro de Frankfurt 2019, pero que es evidente que perderá visibilidad y acceso.

“A la feria como la de Frankfurt se va a dos cosas a comprar y vender derechos. Los contactos personales son muy importantes, pero no basta la comunicación por teléfono, correo o videoconferencias para poder ofrecer y conocer la propuesta editorial, entonces lo que se pierde es visibilidad y acceso a obras trascendentes”.

Destacó que la principal importancia de esta feria del libro que se realizará en Alemania del miércoles 16 de octubre hasta el domingo 20 del presente año se avoca a vender derechos “ahí no se venden ejemplares, se tiene acceso pero no es la prioridad, la prioridad es que las obras publicadas al español lleguen a otras lenguas o lo publicado en otra lengua encuentre un canal para llegar a la lengua española”, explicó el director de la editorial mexicana Grano de Sal.

FCE dejará de participar después de tres décadas

Granados Salinas destacó que esta será la primera vez en que no se siga una costumbre de hacer presencia en la feria, pues el FCE, al menos habría tenido una asistencia constante durante 30 años. “Me imagino que por lo menos las últimas tres décadas estaba presente el Fondo en la feria de Frankfurt”, comentó.

De acuerdo a las declaraciones hechas al periódico El Universal por el actual gerente del FCE, Francisco Ignacio Taibo Mahojo, la decisión de no asistir a este encuentro editorial internacional obedece a medias de austeridad, sin embargo el anterior encargado ha dicho que hay varias maneras de hacer presencia en el mismo, sin tener que llevar un stand.

“No es necesario llevar un puesto, se puede mandar a alguien a hacer las labores de compra y venta de derechos, no coincide dejar de tener presencia con un stand, con dejar de tener actividad en la Feria del Libro de Frankfurt”, detalló.

Sobre los dichos de Ignacio Taibo II sobre la falta de oferta mexicana qué llevar a esta feria, Tomás Granados opinó que “o (es una declaración que) está sacada de contexto o no toma en cuenta la riqueza de autores, creo que el Fondo podría tener un rol protagónico con sus autores, como de autores mexicanos que no están en su catálogo promoviendo esas traducciones, sólo se requiere preparación, creo que hubiera tenido tiempo, Paco fue nombrado en septiembre del año pasado, en un año hubiera habido tiempo suficiente para hacer una preparación”.

Es una inversión

El ex gerente del FCE dijo que la feria a la que este año no asistirá la institución la podría catalogar como una inversión, “para ofrecer el material a la venta y para estar al tanto de qué se publica en otros países, entonces como tantas cosas no se puede ver como un gasto, en general debería ser visto como una inversión, un trabajo de investigación y que si fuera en distintos lugares sería más caro, pero se reúnen en un solo lugar por unos días la feria más importante del mundo”, declaró.

“Yo esperaría que haya una política a favor de la compra y venta de derechos de autor y aquí hay una total omisión, es una ausencia importante. Uno va a la feria y los tratos se cierran mucho tiempo después, no es fácil asociar los beneficios, o decir cuántos derechos salieron de esa negociación, a veces al cabo de dos años se consiguen los títulos o derechos de cierto autor, es complicado evaluar el impacto directo, lo que sí está claro es que las contrataciones como de compra y venta de derechos son en buena medida fruto de la presencia que hay en la Feria de Frankfurt”, dijo.

La feria más importante del mundo

Organizada por la Asociación de Publicadores y Libreros de Alemania, con un promedio anual de más de 7,000 expositores de más de 100 países, casi 300,000 visitantes y con un pasado que se remota a los primeros años de la imprenta, hace más de 500 años, la Feria del Libro de Frankfurt (Frankfurter Buchmesse) es considerada la más grande del mundo no solamente en términos de convocatoria sino es el mejor escaparate para entablar negocios editoriales en términos de compra y venta de derechos publicitarios y licencias de publicación.

e este poderoso mercado de servicios y productos editoriales toman parte no solo pequeñas y grandes editoriales de todas latitudes, sino traductores, ilustradores, académicos, bibliotecarios, agentes, editores y demás involucrados en el mundo literario que ofrecen o solicitan servicios. Desde la creación del invitado de honor de la feria, México fue el primer país latinoamericano en recibir esta distinción, durante la edición de 1992. La edición 2019 se llevará a cabo del 16 al 20 de octubre.

Con información de Ricardo Quiroga.

[email protected]