Según el primer informe de ventas del Fondo de Cultura Económica (FCE), durante el fin de semana sus librerías vendieron unos 15,000 libros que corresponden a la oferta que lanzó la paraestatal. Así lo anunció el escritor y encargado del despacho de la dirección general de la misma, Paco Ignacio Taibo II, durante su arribo este lunes a las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN) campus Zacatenco para presidir la inauguración de las Actividades de Fomento a la Lectura en la institución universitaria.

El promotor de la lectura llegó a las instalaciones universitarias a bordo de un taxi y con un mínimo equipo de asesores. El acto se llevaría a cabo en un templete a nivel de calle, frente al Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología de dicho campus, donde ya estaban instalados dos librobuses con varios de los libros ofertados por debajo de los 50 pesos. “Eliminamos la visión priista de un Estado lleno de superfluos, oropeles, alfombras rojas y tonterías. Estamos para hacer fomento de la lectura”, afirmó Taibo II en ese contexto. Ahí se reunió con el director general del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, quien sería el encargado de dar banderazo de salida.

En su oportunidad, Taibo II anunció, además, que el proyecto de colaboración que se inicia con el IPN es complejo y a largo plazo. Primero anunció el compromiso para llevar el programa de fomento a todos los planteles de dicha institución, lo cual, previó, tomará alrededor de un año.

Segundo, dio a conocer un acuerdo que ya está en marcha para hacer una selección de ediciones politécnicas que, en una semana, aseguró, estarán disponibles para su venta en la red de 130 librerías tanto del FCE como de Educal. Lo anterior, agregó, se debe a que, hasta antes de la presente administración, “la estructura de distribución del libro nacional maltrataba el libro generado desde las instituciones de educación superior y no lo difundían”.

Dijo que tanto el FCE como Educal y la Dirección General de Publicaciones irán “con todo” a la Feria Internacional del Libro del IPN, prevista para llevarse a cabo entre agosto y septiembre próximos. “Es la feria del maltratado norte de la Ciudad de México. Vamos a entrar con apoyo, autores, presencias, novedades, ofertas, coordinación”, aseveró.

Por su parte, el director general de la institución politécnica confirmó que el IPN se adhiere activamente a la Estrategia Nacional de Lectura. “Nos sumamos a trabajar en conjunto con el FCE para la creación del Polibús a fin de acercar a los jóvenes los libros de bajo costo”, declaró.

Al interior del FCE

Después del acto protocolario, Taibo II fue consultado sobre lo competente a la administración de la librería paraestatal.

Sobre si tiene conocimiento de cuándo será nombrado director del FCE una vez que la Cámara de Diputados ha aprobado la reforma en la Ley de Entidades Paraestatales que le impedía asumir el cargo por no ser mexicano de nacimiento, Taibo II respondió: “Sigo siendo encargado de despacho hasta quién sabe cuándo. Pero tampoco me preocupa. Es un problema formal. Ahora, con la ley ya no hay obstáculo. Estamos a la espera de que se publique y luego Presidencia genere el nombramiento. Pero eso es formalmente. Ya llevamos 15 días dirigiendo realmente el fondo”.

Confirmó que no habrá recortes dentro de la institución. “Lo que hicimos fue cambiar a los altos mandos, que era lo fundamental. Los contratos que se terminaron en febrero eran ya muy pocos y no se renovaron. Ahora estamos viendo, en concreto, cómo estudiar una variación que nos ofrece Hacienda para recuperar a algunos de los trabajadores eventuales”, declaró.

Se le preguntó si ha encontrado casos de corrupción dentro de su revisión del aparato estatal. “Encontramos corrupción no significativa, hasta ahora, pero esto es lento, porque se están analizando los caminitos”, refirió, aunque expuso que sí se encontraron “casos absolutos de ineptitud, contratos equivocados firmados, dispendio a lo tonto, libros hechos por puntada, gastos innecesarios, ediciones que fueron directo a las bodegas”.

Expresó que con los 8.5 millones de libros guardados en bodegas se tiene ya pensado un plan de distribución a modo para cada caso. Las ofertas por debajo de los 50 pesos son parte de la primera medida para algunos de los mejores libros de ese remanente. Pero también lo será enviar a bibliotecas especializadas los libros que, por su tipo, tienen menor posibilidad de salida en aparadores. Adelantó, sin dar nombres, que se están fraguando tres acuerdos de intercambio internacionales de libros a manera de traer a los estantes ejemplares que no se conocen en el país y funcionan como novedades. Por último, dijo que se impidió la destrucción de 150,000 publicaciones, muchas de ellas con defectos nimios, para canalizarlos a operaciones de fomento de la lectura y a bibliotecas públicas y populares.

[email protected]