Se espera que en un lapso no mayor a las 24 horas, el gobierno de Portugal envíe un avión a la isla española de Lanzarote, España, para repatriar los restos del escritor José Saramago, quien falleció este viernes de leucemia.

De acuerdo con los voceros del gobierno portugués, el avión partirá de la ciudad de Lisboa de un momento a otro para trasladar a la ministra de Cultura lusa, Gabriela Canavilhas, y los restos mortales del escritor de 'El Evangelio según Jesucristo'.

Asimismo, anunció la celebración de un Consejo de Ministros de urgencias para declarar 'Día de luto nacional'.

Al respecto, la ministra de Cultura adelantó que esperaba que el funeral del escritor se celebrara en Portugal, su país natal, para que sus compatriotas pueden tributarle un último homenaje.

'Espero que tengamos el honor de acoger las ceremonias fúnebres', dijo la ministra a los periodistas, al destacar que Saramago ha sido el único portugués galardonado con un premio Nobel.

La ministra destacó del escritor su 'libertad creativa, que no tenía que ver con afiliaciones políticas ni con gobiernos' y que 'otorgó a su literatura tanta riqueza'.

El jefe del Estado luso, Aníbal Cavaco Silva; y el primer ministro, José Sócrates, expresaron también, entre numerosas personalidades portuguesas, su pesar y tristeza por la desaparición del gran escritor.

Cavaco Silva exhortó a 'leer y dar a conocer a las futuras generaciones la vasta obra literaria' de Saramago, al que consideró un 'escritor de proyección mundial justamente galardonado con el premio Nobel de Literatura' y que 'será siempre una figura de referencia de nuestra cultura'.

En tanto, aquí, en España, los familiares del Premio Nobel anunciaron que la capilla ardiente con el cuerpo de Saramago será instalada a las 17:00, hora local en la localidad de Tías, en las Islas Canarias de Lanzarote, donde el escritor tenía su residencia.

Posteriormente, los restos del también poeta y narrador serán trasladados a Lisboa donde, según la familia, se instalará otra capilla ardiente en el Ayuntamiento de la capital portuguesa.