“Los actores que son trans ni siquiera logran audicionar para papeles que no sean de personajes trans. Ése es el verdadero problema. Ni siquiera nos dejan entrar a la sala. Contrata actores trans para personajes no trans. Te reto”, dijo Jamie Clayton, una actriz transexual que apareció en la serie Sense8 de Netflix, en un tuit que obtuvo más de 30,000 “me gusta”.

“En ninguna parte de este tuit dije que SJ (Scarlett Johansson) no debería interpretar a este personaje. Estoy llamando la atención sobre un tema que no se reconoce. Contrata actores que resulten ser trans para TODO TIPO de papeles y este problema desaparece”, agregó Clayton.

Johansson retratará a Dante Tex Gill, quien dirigía un negocio de sala de masajes y una red de prostitución en los años 70 y 80 en Pittsburgh. La película, dirigida por Rupert Sanders, no tiene fecha de lanzamiento aún.

“Oh, ¿en serio? ¿Así que pueden seguir interpretándonos, pero nosotras no podemos interpretarlas?”, la actriz Trace Lysette, conocida por su papel en Transparent, tuiteó el martes. “No estaría tan molesta si estuviera en las mismas audiciones que Jennifer Lawrence y Scarlett para roles cis, pero sabemos que ése no es el caso. Un desastre”.

“Y no sólo nos interpretan y roban nuestras historias y nuestra oportunidad, sino que se dan palmadas en la espalda con trofeos y elogios por remedar lo que hemos vivido... qué retorcido. Estoy harta”, agregó Lysette.

Johansson no pareció hacer ningún favor cuando, al pedirle un comentario, uno de sus representantes le dijo a Bustle: “Dígales a los críticos que pueden ser dirigidos a los representantes de Jeffrey Tambor, Jared Leto y Felicity Huffman para que comenten”. Los tres actores han retratado personajes transgénero: Tambor en Transparent, Leto en Dallas Buyers Club y Huffman en Transamerica.

Muchos creen que los personajes transgénero sólo deberían ser retratados por aquellos que se identifican como transgénero, particularmente, porque los actores transgénero a menudo tienen problemas para encontrar trabajo en Hollywood.

“Espero que la controversia de Scarlett Johansson no evite que se cuente la increíble historia de Jean Marie Gill, alias Dante Tex Gill. si Johansson fuera inteligente, encontraría un nuevo director, asumiría el papel de la novia de Tex, Cynthia, y le daría un gran salto a una actriz trans”, tuiteó la estrella de YouTube, Grace Randolph.

“Querido Hollywood, aquí están las reglas que decidimos los trans: hasta que el mundo deje de borrarnos, oprimirnos / asesinarnos, las mujeres trans interpretan mujeres trans, hombres trans interpretan trans, personas no binarias (NB) interpretan personas NB”, tuiteó la actriz y activista trans Jen Richards. “Si su proyecto necesita una ‘estrella’ para financiarse, entonces simplemente no es lo suficientemente bueno”.

Pero, como señaló Bustle, existe una gran controversia sobre si Gill se identificó como transgénero. El sitio web escribió que “Hollywood Reporter describe (al personaje) como ‘una mujer (Jean Marie Gill) que tuvo éxito en los negocios de prostitución y sala de masajes de los años 1970 y 1980 asumiendo la identidad de un hombre, Dante Tex Gill”. Sin embargo, otras publicaciones como Vulture han descrito el personaje de Johansson como un “jefe del crimen transmasculino”, mientras que otros, como el Pittsburgh Post-Gazette, llamaron “en la vida real a Gill como una lesbiana que vestía como un hombre con traje y corbata, llevaba el pelo corto y patillas y prefirió llamarse señor Gill”.

Probablemente alimenta la indignación el hecho de que Johansson y Sanders fueron criticados por la última película que hicieron juntos, Ghost in the Shell. En ella, Johansson retrató a una mujer japonesa en el cuerpo de un cyborg blanco. Muchos vieron esto como blanqueo.

“Fue particularmente atroz porque realizaron pruebas CGI para que pareciera más asiática”, dijo en ese momento la actriz Constance Wu, refiriéndose a los informes, negados por Paramount, sobre que el estudio alteró su apariencia con CGI, según el Hollywood Reporter. “Algunas personas lo llaman ‘cara amarilla’”, pero yo digo “‘la práctica de la cara negra empleada en los asiáticos’ porque eso es más evocador”.

La película fue un fracaso y al menos un ejecutivo afirmó que la controversia sobre el reparto era el motivo.