El Director General de la Lotería Nacional para la Asistencia Pública (Lotenal), Benjamín González Roaro, y los escritores Yuriria Robles y Marte Trejo, presentaron el libro El retorno de los mayas, obra que fue editada por la Lotenal y aborda la cosmología maya, su visión del mundo y los conocimientos astrológicos de una de las culturas más prominentes del planeta.

En la ceremonia -que se efectuó en la sala de exposiciones del Salón de Sorteos de la Lotenal-, González Roaro destacó que la Lotería Nacional ha lanzado esta edición con el interés de que tanto los especialistas, como los interesados en el tema, conozcan más a fondo la cultura maya. Mediante la realización del sorteo Profecía Maya, dentro de la serie del Zodiaco, y la edición de un álbum coleccionable –dijo- se ha buscado promover las ciudades, códices, esculturas y en especial los conocimientos que heredó esta cultura no sólo a México, sino a la humanidad.

González Roaro aseguró que para la Lotenal es muy importante la asistencia pública y su función social; como una institución de Estado, tiene también el compromiso de difundir la cultura en general. Nos hemos dado cuenta de que hay una gran inquietud en la población mexicana por saber más acerca de los conocimientos que tuvieron los mayas y de su interpretación, de sus calendarios, de sus matemáticas y de su escritura .

El libro El retorno de los mayas se distribuirá en todas las agencias de la Lotenal en el interior de la República.

Se va a hacer llegar el texto a universidades, sociedades de estudio y conocimiento de la cultura maya.

Al presentar la obra, el director del Museo Soumaya, Alfonso Miranda Márquez, indicó que a partir de la astronomía, las matemáticas, la geometría aplicada y la física, El retorno de los mayas rompe con la tradición y se inserta de lleno en una vertiente de pensamiento, historia, arqueología y filosofía contemporáneas.

Yuriria Robles manifestó que el titular de la Lotenal tiene fe en su país y en su cultura. Agregó que inteligencia maya se celebra para advertir que en la naturaleza se encuentran las señales, no sólo para sobrevivir, sino para florecer y dar fe de la grandeza humana de la cultura maya.

El legado de la gran cultura maya es nuestro y es un regalo que alcanza no sólo para recibir visitas de todo el mundo y para imaginar e inspirarnos en lo que ha de venir; reconozcamos que vivimos en una tierra que necesita lo mejor de nosotros mismos para seguir produciendo y tenemos unos herederos que esperan recibir algo, sino igual, al menos digno de nuestros antepasados , aseguró la escritora.