La relación entre los puertos y el flamenco fueron la inspiración para crear un espectáculo donde convive el cante, acompañado de las guitarras, que actúan con el baile, la percusión, flauta, saxofón y el infaltable cajón en un show que promete contar la historia del género.

La belleza del espectáculo Las Minas Puerto Flamenco reside en la indudable relación de la música con los puertos marítimos que han sido casa y cuna de artistas de todo tipo. Los viajes a las Américas se realizaban en barco y los productos del Extremo Oriente llegaban en barcos por las rutas de la seda y eran el eje del comercio, y, por qué no, de la fiesta, diurna y nocturna , exponen los organizadores.

La Ciudad de México es el escenario de la gira internacional del musical, que llegará el 4 de febrero al Teatro Esperanza Iris, y que es apoyado por ACCIONA (una de las principales corporaciones empresariales españolas que construirán la terminal del nuevo aeropuerto de la CDMX), que ayuda a divulgar en las capitales mundiales el flamenco.

En el espectáculo se ven duelos entre bailaores, representando el enfrentamiento de dos hombres por el amor de una mujer, y la fiesta del flamenco con la participación de 11 artistas en escena donde se desata la magia entre soleás, peteneras, tanguillos, alegrías, seguidillas, cañas, bulerías, rondeñas, vidalitas y milongas , detalla.

La compañía se compone por Eduardo Guerrero, Amador Rojas?y Yolanda Osuna al baile; Gema ?Jiménez, Manuel Soto y Bernardo Miranda al cante; José Tomás Jiménez y Javier lbáñez a la guitarra; ?Óscar de Manuel a la flauta; Juan Diego Sáez al saxofón flamenco y Lolo Plantón a la percusión.

Es un viaje por la historia del flamenco que ha pasado por los puertos de España interactuando con las músicas del mundo. Es, en definitiva, la esencia del flamenco .

vgutierrez@eleconomista.com.mx