Julia Orayen, la modelo que apareció unos segundos en el primer debate entre los candidatos a la presidencia de la República, organizado por el Instituto Federal Electoral (IFE), regresó a la revista Playboy y ocupa la foto de portada del mes de julio.

El auge de la modelo argentina se acrecentó por la vestimenta que ocupó el día del debate presidencial.

En su momento, Orayen explicó que la decisión final del porqué usar ese vestido s e basó en el hecho de que la producción pidió el largo y el color blanco para que no se empatara con el negro de Guadalupe Juárez, moderadora del debate.

Las disculpas del IFE, así como el revuelo en las redes sociales no se dejaron esperar y llegó al punto que el productor del primer debate, Jesús Tapia, renunció.

mac