Curada por Paulina Ascencio y Daniel Garza Usabiaga, la exposición San Isidro’s Still está conformada por artistas de diferentes generaciones, desde las esculturas de Fernando González Gortázar hasta las cerámicas de Cristina Tufiño, así como de diferentes geografías, y tiene la intención de vincular la esfera del arte con el mundo de los enteógenos.

Un enteógeno es una sustancia vegetal o un preparado de sustancias vegetales con propiedades psicotrópicas, de ahí que el nombre de la exposición haga alusión al nombre común que en México se le da a los hongos alucinógenos.

El significado del término enteogénico alude a “la posibilidad de llegar a ser inspirado por un Dios, así como el nacimiento que esto supone”, nos dice la curadora Paulina Ascencio, quien agrega: “Hicimos una selección de piezas de artísticas que nos interesaban y todas tenían que ver con geometría y cosas minerales, energías y presencias monomíticas. Se nos ocurrió que se formaba una relación con el uso de enteógenos, pero las piezas no fueron producidas así”.

“Pensamos en San Isidro por esa conexión de las piezas con la naturaleza, con lo orgánico. Y es que hay mucha energía contenida dentro de los materiales utilizados: en rocas, cosas minerales, en cerámica y hay un par de piedra volcánica. Fue un proceso muy orgánico y la selección hacía mucho sentido”.

A pesar de la referencia a los enteógenos, Paulina aclara que tampoco se trata de una exposición que promueva el uso de estas sustancias ya que puedes acceder a otra parte de la realidad a través de meditación y otros ejercicios, pero finalmente, todo gira alrededor de otras formas de conocer el mundo que por los constreñimientos con que vemos la realidad (por cuestiones concepciones culturales y sociales), no solemos reparar en ellas: “Sí, de repente, está como muy Pachamama (ríe), pero todo se trata de esa idea de iluminación y de poder comprender cosas que en la cotidianidad no es posible. Los procesos artísticos son formas de conocer la realidad, de conocer al mundo”, nos dice Paulina.

La selección de artistas se hizo con libertad de criterios: “El artista más grande está en sus 70 y el más joven en sus 30. Hay artistas que están en Nueva York y Alemania, artistas extranjeros que viven en México y artistas mexicanos que viven en el extranjero, etc… ”, concluye Paulina.

En la exposición participaron los artistas Anouk Kruithof (Países Bajos), Clive Murphy (Irlanda), Cristina Tufiño (Puerto Rico), Eamon Ore Giron (Estados Unidos), Fernando González Cortázar (México), Isa Carrillo (México), Jippies Asquerosos (colectivo mexicano), JIS (México), Kristin Reger (Estados Unidos), Marie Strauss (Alemani), Roxanne Jackson (Estados Unidos), Santiago Merino (México) y Yeni Mao (Canadá).

La exposición San Isidro’s Still se presenta en Anonymous Gallery Mexico (Lago Eme 254, colonia Pensil).

@faustoponce