El multiinstrumentista británico David Gilmour, conocido por ser guitarrista, vocalista y compositor de la banda Pink Floyd, está comprometido con la lucha contra el cambio climático y donó más de 21 millones de dólares a la causa.

Cerca de 120 instrumentos y artículos personales de Gilmour fueron subastados este jueves en Nueva York. Entre los objetos se encontraba su icónica Black Strat de 1969, con la que grabó los álbumes The Dark Side of The Moon (1973), Wish You Were Here (1975), Animals (1977) y The Wall (1979).

De acuerdo con la página oficial del músico, la guitarra, que ya es la más cara de la historia, con un precio de poco más de 3.9 millones, estableció un récord mundial de subasta para cualquier guitarra.

La puja fue descrita como “la colección de instrumentos musicales más valiosa jamás vendida” y convocó a cerca de dos mil postores de 66 países.

Su Martin D-35, utilizada en Wish you were here, fue subastada en más de un millón de dólares, lo que supuso un nuevo record para la marca, ya que nunca antes se había pagado tanto por una de sus guitarras.

En el lote también se encontraba su Stratocaster blanca de 1954 con número de serie 0001, misma que utilizó en la grabación de Another brick in the wall (Part 2). La pieza se vendió en más de 1.8 millones.

La Gibson Les Paul de 1955, con la que interpretó el solo de Another brick in the Wall (Part 2), fue adquirida en 447 mil dólares. Por la misma cantidad también se fue su Gretsch White Penguin 6134.

Todo lo recaudado se destinará a una organización sin fines de lucro “que utiliza la ley para proteger a las personas y al planeta. Así como a abogados y expertos en medio ambiente que luchan contra el cambio climático y para proteger la naturaleza y el medio ambiente”.

“Es difícil expresar lo profundamente agradecidos que estamos con David por habernos elegido ClientEarth como el beneficiario de esta histórica subasta”, expresó su director ejecutivo James Thornton.

“La ley es una de las herramientas más poderosas que tenemos para enfrentar los crecientes problemas ambientales del mundo. Este regalo es un gran impulso para nuestro trabajo de enfrentar el cambio climático y proteger la naturaleza. Nos permitirá desempeñar un papel aún más importante para enfrentar la crisis climática, asegurando así un planeta sano para las generaciones futuras”, agregó.

abr